Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mirandés elimina al Espanyol y alarga su sueño copero

El Mirandés, un modesto equipo de Segunda B, ha escrito el capítulo más importante en su historia al conseguir clasificarse para las semifinales de la Copa del Rey, tras vencer al Espanyol (2-1) en el partido de vuelta de los cuartos de final gracias a un gol de César Caneda en el tiempo de descuento.

Los chicos de Carlos Pouso, valientes en su propuesta, se mantuvieron con vida hasta el minuto 90 pese a empezar perdiendo. Con su fútbol alegre y la fiesta de Anduva, el equipo castellanoleonés se entregó en cuerpo y alma para conseguir el pase. Un hecho histórico para este pueblo y para el fútbol español.
El Mirandés no tiene cima. Tras haber eliminado a dos 'Primeras', Villarreal y Racing de Santander, los burgaleses, autoritarios líderes en Liga también apearon al Espanyol, que se creía con el pase en el zurrón gracias al gol que marcó Rui Fonte nada más comenzar el segundo acto.
Tras una primera mitad sin goles, el Espanyol fue quien golpeó primero. Rui Fonte, en un extraño escorzo, llevó al fondo de las mallas un excelente centro de Weiss. Era el 0-1 y corría el minuto 46. La empresa no parecía imposible para los locales, que necesitaban dos goles para seguir haciendo historia.
El Mirandés reaccionó de mano de su estandarte. Pablo Infante, el jugador revelación de la Copa, marcó con un disparo lejano a falta de media hora para el final. El séptimo gol en esta Copa para el banquero, el hilo de vida que daba sentido al partido. El gol que superaba a Messi y Cristiano, juntos en esta edición.
Esos treinta minutos fueron todos del conjunto de Pouso, que buscó el segundo con ahínco, sin reservas. Lambarri la tuvo en el minuto 87, clarísima, pero también Alaín, efervescente en la segunda mitad. Aún así, no fue hasta el descuento cuando César Caneda entró en los libros de historia de la Copa.
El zaguero remató de cabeza una falta lateral y llevó el éxtasis a la grada de Anduva, que acabó invadiendo el campo. El Mirandés, tercer equipo de la categoría de bronce que juega las semifinales, se medirá ante el Athletic o el Mallorca por jugar la final. Que viva el fútbol.