Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ozil emborrona la obra de Manucho

El Real Madrid logró un merecido triunfo este sábado en el nuevo estadio José Zorrilla, frente al Valladolid (2-3), llena de vaivenes y accidentes, donde los blancos lograron remontar el doblete de Manucho gracias a la genialidad de Ozil, y se convirtieron en el segundo equipo que derrota a los de Pucela en su feudo.

Los hombres de Mourinho, con el canterano Nacho en el cenizo puesto de lateral izquierdo, no perdieron ni un minuto en presentar una candidatura de intensidad para llevarse el choque en el Nuevo Zorrilla, donde solo el Betis había se ha marchado con los tres puntos en el bolsillo. No se arrugó el Valladolid, con un abarrotado estadio arropándole y la pareja de centrales habituales, Sereno y Valiente, recuperados plenamente.

Transcurridos siete minutos, Manucho decidió acumular todos los elogios posibles. A la salida de un córner, el angoleño se aprovechó de un balón que había vagado sobre el resbaladizo tapiz vallisoletano para abrir el marcador desde el área pequeña. Pucela gritó hasta desinflarse mientras los blancos miraban de reojo sus tres derrotas a domicilio. Fueron pocos los agónicos minutos que pasaron hasta que Benzema devolviera el equilibrio inicial al marcador asistido por Callejón, tras el resbalón de Valiente.