Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las penalidades pueden con el Dépor

El Deportivo se topó con la desgracia en Riazor y cayó ante el Levante (0-2), en un partido en el que sufrió las lesiones de sus dos centrales, Marchena y Zé Castro, en los primeros trece minutos de partido, y cuando ya había consumido todos los cambios se quedó sin el portero Dani Aranzubia por expulsión, por lo que Álex Bergantiños tuvo que ponerse bajo los palos.

Pronto empezaron los problemas para el conjunto de José Luis Oltra. En el minuto 8, Carlos Marchena, aquejado de molestias musculares, no podía continuar y el técnico se veía obligado a realizar el primer cambio y daba entrada a Aythami. Cinco minutos después, Zé Castro daba muestras de dolor en su tobillo izquierdo y era sustituido por Abel Aguilar, reincorporado al equipo tras superar su lesión. Los dos centrales titulares estaban ya fuera de partido.

La restructuración del equipo mantuvo noqueado al conjunto gallego durante varios minutos. De este desbarajuste se aprovechó el Levante, que en el minuto 18 pudo ponerse por delante cuando Martins se quedó solo dentro del área ante Aranzubia, pero la defensa coruñesa desbarató la ocasión.

No conseguía el Dépor meterse en el partido; Riki, en el minuto 37, marcaba ante Munúa en la única ocasión de peligro de los blanquiazules en la primera parte, pero el colegiado anulaba el tanto por fuera de juego.

Sin embargo, no perdonó el Levante cuando restaban cinco minutos para el descanso. El delantero nigeriano Obafemi Martins, que no encontró oposición en los improvisados centrales del Deportivo, no falló en el mano a mano ante Aranzubia, al que dejó a la derecha para marcar a puerta vacía.