Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las penalidades pueden con el Dépor

Deportivo - LevanteEFE

El Deportivo se topó con la desgracia en Riazor y cayó ante el Levante (0-2), en un partido en el que sufrió las lesiones de sus dos centrales, Marchena y Zé Castro, en los primeros trece minutos de partido, y cuando ya había consumido todos los cambios se quedó sin el portero Dani Aranzubia por expulsión, por lo que Álex Bergantiños tuvo que ponerse bajo los palos.

Pronto empezaron los problemas para el conjunto de José Luis Oltra. En el minuto 8, Carlos Marchena, aquejado de molestias musculares, no podía continuar y el técnico se veía obligado a realizar el primer cambio y daba entrada a Aythami. Cinco minutos después, Zé Castro daba muestras de dolor en su tobillo izquierdo y era sustituido por Abel Aguilar, reincorporado al equipo tras superar su lesión. Los dos centrales titulares estaban ya fuera de partido.
La restructuración del equipo mantuvo noqueado al conjunto gallego durante varios minutos. De este desbarajuste se aprovechó el Levante, que en el minuto 18 pudo ponerse por delante cuando Martins se quedó solo dentro del área ante Aranzubia, pero la defensa coruñesa desbarató la ocasión.
No conseguía el Dépor meterse en el partido; Riki, en el minuto 37, marcaba ante Munúa en la única ocasión de peligro de los blanquiazules en la primera parte, pero el colegiado anulaba el tanto por fuera de juego.
Sin embargo, no perdonó el Levante cuando restaban cinco minutos para el descanso. El delantero nigeriano Obafemi Martins, que no encontró oposición en los improvisados centrales del Deportivo, no falló en el mano a mano ante Aranzubia, al que dejó a la derecha para marcar a puerta vacía.
BERGANTIÑOS, PORTERO IMPROVISADO
Los de Oltra reaccionaron en la reanudación; empezaron a llevar el peso del partido, mientras el Levante, que manejaba su ventaja, esperaba su oportunidad para finiquitar el duelo a la contra con alguna velocísima galopada de Martins.
En una de las aproximaciones del Dépor, Camuñas remataba en el segundo palo un centro de Bruno Gama, y Pedro López se veía obligado a tapar el disparo con las manos. El árbitro le mostraba la segunda amarilla y el lateral se marchaba camino del vestuario mientras Riki se disponía a convertir la pena máxima. Sin embargo, el delantero deportivista tiraba a romper al centro y mandaba el balón a las nubes.
El error no frenó las ansias de los locales, que en el 58 tuvo el empate cuando Valerón dejaba solo a Riki ante Munúa, que puso el cuerpo para evitar el tanto.
Se dispuso entonces Oltra a echar el resto; su última bala fue Bodipo, que se unió a la pólvora del Dépor en sustitución de Juan Domínguez para buscar la igualada. Pero no era el día de los gallegos. Minutos después, en el 70, Aranzubia se iba a la calle cuando bloqueaba a Martins fuera del área, en la que suponía su segunda amarilla.
Sin la posibilidad de realizar más cambios, Álex Bergantiños, que al inicio del encuentro tuvo que pasar de centrocampista a central por las lesiones en el centro de la zaga, se enfundó la camiseta del guardameta para defender la portería deportivista.
Contra todo pronóstico, fueron los mejores minutos del cuadro gallego, que lo intentó de todas las maneras. Mientras el Levante intentó probar a Bergantiños con un disparo lejano que se marchó alto, el Deportivo llegaba continuamente al área rival. En la mejor ocasión, en un barullo dentro del área, Ballesteros apareció de manera magistral para evitar el gol en el área pequeña.
Pero finalmente la desgracia se cebó con los locales. En el 82, Barkero armó un disparo desde la frontal pegado al palo derecho, consciente de que la estirada de Bergantiños, poco curtido en batallas similares, no iba a ser suficiente para llegar. Buscó recortar distancias el Dépor, pero el gol no llegó y permanecerá en puestos de descenso.
Por su parte, el Levante se mantendrá una semana más en puestos europeos, y podría seguir ocupando su momentánea plaza de Liga de Campeones si el Betis no gana en el derbi sevillano.