Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi impera en la batalla de Riazor

Deportivo - Barcelona, Messicuatro.com

El FC Barcelona se ha impuesto (4-5) al Deportivo de la Coruña en un duelo correspondiente a la octava jornada de la Liga BBVA disputado este sábado en Riazor, donde los de Vilanova contaron con un Messi, autor de un triplete, y un Cesc Fábregas en estado de gracia para encarrilar un loco encuentro al cual los locales no perdieron la cara pese a un 0-3 inicial.

En el minuto 18 el Barcelona, que saltaba a Riazor con Villa y sin Xavi, encarrilaba el partido con los goles de Alba, Tello y Messi. La goleada apuntaba a histórica pero el Deportivo fue remando poco a poco hasta poner en problemas al líder de Primera, que suma la séptima victoria de la temporada y mantiene su liderato. El Depor por su parte se quedó cerca de la gesta, pero no pudo evitar su cuarta derrota consecutiva.
El Barça comenzó como otras veces, solo que en esta ocasión entraron las ocasiones con aparente facilidad. Y es que apenas transcurrían tres minutos y Fábregas y Jordi Alba fabricaban el primer tanto. Un espléndido pase del primero era aprovechado por el ex valencianista, también magistralmente, para hacer su primer gol oficial con el Barcelona.
Los de Oltra salieron valientes pero se encontraron pronto con un revés fruto de la calidad en las botas rivales. Sin embargo, como en el inicio, el Depor no se amilanó y trató de encontrar la forma de llevar el fútbol al campo rival. La presión de los de Tito Vilanova no puso las cosas fáciles a los gallegos y Cesc e Iniesta manejaban el centro del campo con peligro para Aranzubia.
De hecho, tras una recuperación llegó el segundo de la noche en el minuto 8. Iniesta, con Messi, y el argentino, con Tello para que éste batiese al portero rival tras deshacerse de su marcaje dentro del área. El segundo gol ya sí se acusó en la filas locales y el Depor dio un paso atrás que facilitó la labor a los blaugranas.
Con todo a su favor, solo faltaba el tanto de Messi y, como los anteriores, no se hizo esperar. De nuevo una gran reacción desde el centro del campo fabricó el tercero de la noche. Fábregas, el mejor de la primera mitad, pisó el balón en la frontal para cedérselo al argentino, quien no perdonó enviando el balón a la escuadra con un gran zurdazo.
El partido se puso muy de cara para los de Vilanova pero el tercer gol en contra sí picó a los gallegos, que tuvieron sus primeros acercamientos sobre el minuto 20. Poco después de que Aranzubia evitase el segundo de Messi, Pizzi recortaba distancias tras convertir un dudoso penalti sobre Riki (1-3).
A partir de ahí el Barça intentó dominar más aún el balón y encerrar al Depor, pero los locales ya creían. Por si el empuje de la grada fuese poco para creer, Bergantiños terminó de abrir el partido con el 2-3 tras convertir un disparo desde la frontal que no pudo repeler un tapado Valdés. Sin embargo, una nueva asistencia magistral de Fábregas habilitaba a Messi para poner distancias en el marcador antes del descanso (2-4).
SIGUE LA LOCURA TRAS EL DESCANSO
El duelo ya tenía la etiqueta de 'partidazo' y en la segunda mitad se la ganó a pulso. En apenas cinco minutos, Pizzi puso el 3-4 con un gran lanzamiento de falta y el Barcelona se quedó con uno menos por la rigurosa expulsión de Mascherano por segunda amarilla. A partir de ahí, y tras un palo de Messi, el duelo entró en la anestesia culé.
Vilanova dio entrada a Xavi para intentar controlar aun más el tempo del partido, con la ayuda de Iniesta y Busquets. El Barça se dedicó a arriesgar menos y buscar las acciones de Messi y Pedro arriba ya que la ventaja no era segura. El Depor también entendió que no era momento de errores y dejó atrás la euforia para ordenarse en defensa y organizar sus opciones de culminar la gesta.
La anestesia de veinte minutos dio paso de nuevo a la locura. Primero Messi culminaba su triplete con un gran gol que él mismo guisó y degustó. El argentino ya tenía regalo para el hijo que se espera que nazca este domingo: un balón recuerdo del hat-trick. Pero, después, Jordi Alba batía en propia a Valdés para dejar todo igual (4-5). El Depor lo intentó en los últimos minutos pero el Barça repelió los acercamientos gallegos con éxito y el marcador finalmente no varió.