Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Depor sigue sumando para alejarse del descenso

Deportivo de La Coruña contra el Athletic. Foto: EFEEFE

El Athletic no ha podido pasar del empate en su visita a Riazor (1-1) para medirse al Deportivo de la Coruña en un duelo, correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga BBVA, en el que el cuadro de Marcelo Bielsa tuvo gran cantidad de ocasiones ante la pasividad blanquiazul durante gran parte del choque, pero aún así los locales siguen sumando en su objetivo de evitar el descenso.

La plantilla gallega inició el choque con mucha intensidad, bloqueando a 'los leones', que no eran capaces de finalizar ninguna jugada. Sin embargo, un error en la defensa pudo costar un gol a los blanquiazules, que no cortaron una gran actuación del cuadro de Bielsa por la derecha que finalmente pudo frenar Aranzubia antes de que rematase Llorente.
El delantero visitante puso en serios apuros al meta deportivista en varias ocasiones, haciéndose cada vez más evidente que el gol del Athletic no tardaría en llegar, frente a un Deportivo que bajaba el nivel por momentos.
Un despiste de Irazoz permitió que Bruno Gama la metiese por la escuadra entonando de nuevo al equipo local en un momento de total control del Athletic. Poco le duro la alegría al cuadro coruñés, que no pudo hacer nada para que Llorente igualase el marcador tras un pase de Iraola desde el centro.
En la segunda parte el Deportivo bajó considerablemente la presión, dejando al cuadro vasco llevar la iniciativa. Sin embargo los pupilos de Bielsa no aprovecharon su superioridad dejando pasar muchas ocasiones para adelantarse en el marcador.
El choque comenzó a desordenarse en los últimos minutos, algo que aprovechó el conjunto gallego para volver a presionar y a recuperar la posesión del principio. Pero, pese a la intensidad final, los blanquiazules no fueron capaces de sumar un resultado que pudo haber sido mucho peor para los gallegos. Aún así, los de Fernando Vázquez acumulan cinco partidos sin conocer la derrota.