Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los destellos de Aspas y Hemed no impiden el empate

Celta - MallorcaEFE

El Celta y el Mallorca empataron en Balaídos (1-1), en un disputado encuentro cuyo resultado no beneficia a nadie, al dejar a ambos equipos cerca del descenso, y en el que la calidad de Iago Aspas para los locales y de Tomer Hemed para los visitantes fue lo mejor del choque.

El Celta comenzó el encuentro en su estadio dispuesto a dominar el choque desde los primeros instantes. Así, el delantero moañés del Celta enseguida enseñó su potencial ofensivo con un disparo que Aouate desvió con una buena estirada.
El Mallorca se quitó la timidez poco a poco y en una buena llegada de Hemed, máximo goleador del equipo, aprovechó varios rechaces para fusilar al portero local con un lanzamiento desde la frontal del área que puso el 0-1 en el marcador, y que suponía el séptimo gol en lo que llevamos de temporada del delantero israelí.
El tanto visitante coincidió con los peores minutos de un Celta que no tardó en recobrar el mando del partido, pero al que cada llegada rápida de los de Caparrós a la contra les hacía mucho daño.
Al borde del descanso, Augusto Fernández tuvo una gran ocasión para poner el empate, pero envió el esférico por encima del larguero tras un estupendo centro de Iago Aspas.
PARK LOGRA LA IGUALADA DEL CELTA
Con los gallegos mandando en el juego, pero no en el resultado, se llegó a un descanso que presagiaba una disputada segunda parte entre dos equipos bastante igualados.
En la reanudación, el Celta salió ambicioso, con intención de darle la vuelta a un mal resultado. A punto estuvo Khron Dehli de igualar el marcador si su disparo no se hubiera marchado a la izquierda de la portería de Aouate.
Poco más tarde, una gran jugada de Hemed se encontró con la manopla de Javi Varas, que salvó a los suyos del 2-0. Fallo decisivo, porque minutos después una buena combinación del Celta en el área balear se saldó con un gran centro de Iago Aspas, onmipresente en el ataque céltico, que fue rematado por Park en boca de gol.
A partir del tanto, el club vigués metió con un fútbol de toque a un tímido Mallorca en su área. Los cambios dieron oxígeno a un Celta cada vez más amenazante. No obstante, los baleares no dejaron de ser peligrosos a la contra y únicamente las providenciales intervenciones de Javi Varas salvaron a la escuadra local.
Los de Paco Herrera dominaban, pero sin tenerlas todas consigo, ante un equipo insular cuyas jugadas siempre suponían una amenaza. Al final, el cansancio hizo mella en ambos conjuntos y tanto unos como otros parecieron dar por bueno el empate.