Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tardío Sevilla oxigena al Athletic

Athletic Club -SevillaEFE

El Athletic Club de Bilbao del argentino Marcelo Bielsa aprovechó la gran actuación que cuajaron en la primera mitad para sentenciar el duelo frente al Sevilla en San Mamés (2-1), correspondiente a la undécima jornada de la Liga BBVA, que deja a los andaluces sin victoria por tercer partido consecutivo, mientras los vascos abren brecha con la zona de descenso.

Los aficionados que acudieron a 'La Catedral' vieron cómo el choque trepidante que se presentó en los primeros minutos bajó de intensidad. Las urgencias de ambos equipos en la clasificación se plasmaron en el terreno de juego, con pocas decisiones arriesgadas. Se asentó mejor el Athletic, ocupando todas las áreas del campo con los dinámicos Susaeta y Muniain pegados a la línea de cal.
Dos errores defensivos generaron los primeros murmullos. Aduriz falló en el remate tras el error de Spahic. Más de lo mismo le pasó a Navas, que cruzó en exceso el balón tras un error de Aurtenetxe. La tendría de nuevo Aduriz, en un inicio fulgurante, pero el balón se perdió por encima del larguero una vez más.
El Athletic se desquitó de la inseguridad de los primeros compases y marcó el tempo del partido. El prácticamente definitivo adiós a Europa tras la derrota frente al Lyon pareció no existir. Aparecieron Muniain y Susaeta, se incorporó Aurtenetxe y Ander Herrera se asoció con De Marcos para cortocircuitar la maquinaria andaluza.
De este modo, y mediante balones aéreos vascos, el Sevilla aguardaba agazapado. En una de las incorporaciones de Austenetxe, se adelantaron los de Lezama. Remató De Marcos, asegurando con el interior para ajustar al palo derecho de la portería de Palop. Apareció Negredo por primera vez, pero los de Nervión nunca estuvieron cómodos. Así, en un balón aéreo que peinó Aduriz, Susaeta anotaría el segundo tanto mientras Spahic no lograba detenerlo.
MÍCHEL BUSCA EL PARTIDO SIN SUFICIENTES GOLES
El técnico del Sevilla aligeró su centro del campo para ingresar a Reyes y Diwara. Tuvo efecto de inmediato, con el Sevilla manejando el balón en zona de tres cuartos y acercándose a la meta de Gorka Iraizoz con la velocidad de sus puntas. El meta vasco echó el candado a su portería y frenó todas las llegadas del Sevilla. Mientras, el Athletic, encontró espacios en alguna contra.
Las manos marcarían el tramo final del encuentro. El balón rebotó en la mano de Ander Herrera, por lo que el colegiado le expulsó por doble amarilla -segundo partido que acaba antes de tiempo-. Justo después, se produjo un penalti por mano de Iraola. Negredo anotó para dar aire a los suyos. Buscaron el empate hasta el último de los tres minutos de descuento, pero el Athletic, aguerrido, supo sufrir.