Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muniain salva al Athletic y Soldado lo perdona

Athletic de Bilbao - ValenciaEFE

El Athletic Club se ha impuesto al Valencia (1-0) en el partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Liga BBVA, disputado este domingo en San Mamés, gracias a un gol de Iker Muniain a falta de diez minutos para el final, que provocaba que los puntos se quedaran en Bilbao.

Muniain volvía tras cumplir su partido de sanción ante Osasuna y lo hizo a lo grande. Bielsa decidió que arrancara el encuentro desde el banquillo, pero tenía confianza en el interior navarro para que resolviera en los últimos minutos. Y lo hizo. En el minuto 80, cuando más apretaba el Valencia y más se acercaba el 0-1, un mal despeje de Mathieu le caía a Muniain para que empalara con el interior a la escuadra izquierda de Guaita.
Antes, el partido lo había dominado claramente el conjunto de Ernesto Valverde. El 'txingurri', que, según los rumores será el sustituto de Bielsa la próxima temporada, se enfrentaba a un "maestro", como había asegurado en la previa del encuentro, pero no fue capaz de superarlo. Sí en juego, pero no en resultado, que al fin y al cabo es lo que cuenta. Los valencianos fueron mejores, pero los puntos se acabaron quedando en San Mamés.
Y fue, sobre todo, por Soldado. El valenciano tenía fiebre y no pudo comenzar el partido desde el inicio, pero Valverde tuvo que recurrir a él en el tramo final para intentar conseguir la victoria. El '9' estuvo muy encima de la zaga rojiblanca y fue un auténtico quebradero de cabeza, pero se notaba que no era su día y falló una ocasión tras otra.
Soldado tuvo hasta tres oportunidades muy claras de hacer el empate. El Valencia se podía haber marchado al levante con una goleada, pero se acabó yendo sin puntos porque su capitán no acertó con la portería de Iraizoz. Normalmente, el delantero centro no habría fallado tantas ocasiones, pero no tenía su día y acabó perdonando al Athletic.