Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dispositivo de seguridad del derbi Sevilla-Betis supera los 350 efectivos de la Policía Nacional

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha presidido este lunes la reunión de la Junta de Seguridad convocada con motivo del derbi futbolístico Sevilla-Betis que se disputará este martes en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán a las 22,00 horas.
La subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, ha sido una de las asistentes a la reunión junto con el jefe superior de Policía de Andalucía Occidental, Francisco Perea, el comisario provincial accidental de Sevilla, José Antonio de la Rosa, el superintendente de la Policía Local de Sevilla, Gabriel Nevado. A la reunión han asistido, además, otros mandos de la Policía Nacional, así como directivos y responsables de seguridad de ambos clubs.
Tal y como se ha puesto de manifiesto en la reunión, más de 350 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía compondrán el dispositivo de seguridad de este primer partido de Liga entre el Sevilla y el Betis, encuentro que ha sido declarado de Alto Riesgo por la Comisión Antiviolencia. A estos efectivos hay que sumar 260 vigilantes de seguridad privada del Sevilla F.C., más 90 auxiliares.
El Real Betis dispone además de numerosos vigilantes que acompañarán también a sus aficionados al estadio sevillista desde el Benito Villamarín.
Los efectivos de la Policía Nacional pertenecen a la UIP, la UPR, Caballería, Guías Caninos, Tedax, Helicóptero y Motos, con el refuerzo de la Brigada Provincial de Información y la participación de miembros de la comisaría de Nervión y colindantes. El dispositivo comienza este lunes por la noche.
Por otro lado, la Policía Local de Sevilla cuenta con cerca de 55 funcionarios para controlar el tráfico, las vías de evacuación, la venta ambulante y la retirada de veladores, así como aparcamientos indiscriminados en barrios cercanos al estadio. Hay que sumar también personal del Cuerpo de bomberos, Protección Civil y Parques y Jardines. A estos efectivos hay que añadir la Unidad de Policía Adscrita encargada de controlar la reventa de entradas y unidades del 061 en los aledaños del estadio Sánchez Pizjuán.