Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos padres detenidos en Zaragoza en un partido de alevines por insultos racistas y agresión al árbitro

sowcuatro.com

Otra jornada marcada por la violencia en los estadios. Esta vez sucedía en Zaragoza, en un partido de alevines (niños entre 11 y 12 años) entre el Ranillas B y el Helios A. Durante todo el encuentro el árbitro Mamadou Sow, de 20 años, recibió insultos racistas y amenazas por dos padres del equipo local. Al final del partido ambos fueron detenidos y el club ha expulsado a los dos niños.

Un nuevo episodio triste que mancha el fútbol. En el encuentro entre el Ranillas B y el Helios A en Zaragoza tenía lugar la detención de dos padres. El árbitro, Mamadou Sow, de 20 años, sufrió insultos y vejaciones durante todo el partido.
Los padres fueron detenidos por la Policía Nacional tras el pitido final cuando fueron directamente a por Sow. El colegiado era el sustituto de Juan Ruiz de Termiño, encargado de arbitrar ese encuentro que no llegó a tiempo.
Todo comenzó a los diez minutos del partido, cuando los padres comenzaron a arremeter contra Sow mediante insultos, algo que provocaba la visita de la Policía Nacional. Los agentes, se personaron en el descanso, pero se fueron cuando parecía que todo se había calmado. Ya en la segunda mitad, los dos involucrados volvieron a la carga hasta que al final uno de los padres se acercó al árbitro y le dijo: “Muy bien negrito”.
El colegiado harto de soportar esas vejaciones se encaró con él y le contestó. El individuo fue directo hacia él, pero el resto de los allí presentes se dieron cuenta de lo que iba a suceder y decidieron llamar de nuevo a la policía para detener a estos sujetos.
El club Ranillas ha tomado la decisión de expulsar también a los hijos para que esto no vuelva a suceder. Aun así Sow no ha perdido la fe y las ganas de seguir arbitrando. Un día después acudió al partido entre Fuentes de Ebro y Utrillas, partido que transcurrió sin altercados.