Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Atlético elimina al Barça (1-0) y vuelve a unas 'semis' de Champions 40 años después

Atlético-Barcelonacuatro.com

El Atlético de Madrid del Cholo Simeone sigue haciendo historia. El equipo rojiblanco se llevó el quinto duelo de la temporada entre Atlético y Barcelona y consiguió el pase a las semifinales de la Champions 40 años después. El gol de Koke deja al Atleti entre los cuatro mejores de Europa. Real Madrid, Chelsea, Atlético y Bayern estarán en el sorteo de semifinales de este viernes.

El Atlético comenzó comiéndose al Barcelona. La intensidad con la que arrancó el partido le sirvió para marcar un gol y estrellar tres balones en los palos. De ese inicio, el Barcelona quedó muy tocado y no pudo recuperarse. El gol de Koke metió al Atlético en las semifinales de la Champions 40 años después. La historia del Atlético de Simeone sigue escribiéndose.
Cuando Howard Webb pitó el final del partido, el Vicente Calderón estalló de felicidad al haber conseguido algo histórico. Los jugadores se retiraron al túnel de vestuarios pero a los pocos minutos, los 'toreros' tuvieron que volver a salir para celebrar con la afición el pase a semifinales. Y todo esto con un espectador de lujo desde las escaleras que llevan a los vestuarios: Simeone, con una sonrisa impagable, disfrutó de la alegría desde un segundo plano.
"Un gol muy importante porque ha ayudado al equipo a pasar a semifinales. Somos claros ganadores. Había visto muy pocas veces el Calderón así. Este equipo no tiene techo y nosotros a seguir con la filosofía del partido a partido. Da igual el equipo que nos toque, hemos eliminado a uno de los mejores", dijo Koke a los micrófonos de Canal + nada más terminar el partido.
Y es que el Atlético fue superior al Barcelona. El premio, merecido, se lo llevó el Glorioso, tras una demostración de entrega y sacrificio como equipo, que pasó por encima de su rival para romper la serie de enfrentamientos entre ambos. Cuatro duelos, cuatro empates. El quinto fue del Atleti y con él, un billete a semifinales, una ronda que los aficionados rojiblancos no saboreaban desde 1974.
Finalmente sin Diego Costa, que se cayó de la convocatoria en el último minuto, los rojiblancos se unieron a la fiesta del Calderón para dar una estocada mortal a uno de sus dos rivales por el título liguero. Eso se verá en el sexto enfrentamiento, en la última jornada de Liga.
Para entonces quizá el 'Cholo' ya cuente con todos sus efectivos, pero una vez más, el Atlético demostró que las rotaciones no bajan su fuerza y garra sobre el campo. Una disposición que pasó por encima del Barça, anuló a Messi y compañía y apenas sufrió salvo en los últimos minutos, más por el resultado corto que por las acciones de ataque de un Barça desconocido.
De las muchas cábalas sobre qué depararía la puesta a punto del quinto choque entre ambos, mandó la historia de siempre: un Atleti superior explotando al máximo su identidad de equipo y un Barça actuando como si la cosa no fuese con él. La primera mitad fue un monólogo rojiblanco ante el peor Barcelona de la temporada, superado en todas las líneas en un repaso que recordaba al sufrido ante el Bayern en la pasada edición de la 'Champions'.
Las intenciones de empezar marcando se quedaron en palabras, porque a la hora de actuar, la puesta en escena de los de Martino hubiera estado lejos de marcar sin tener en cuenta el temprano gol de los locales. Y es que en las primeras posesiones del Barça ya se pudo ver el ritmo tranquilo. Lo peor para los culés, es que ni con el gol en contra se dieron por aludidos. En ese sentido, claro está que el trabajo de los de Simeone fue brillante.
Una vez más el Atleti demostró ser un equipo, más allá de nombres propios como las ausencias de esta noche. Al unísono presionaban, atacaban y defendían. De nuevo, como en los episiodios anteriores de esta película entre colchoneros y azulgranas, el Barça se mostraba impotente para perforar la defensa atlética, que obligaba a su rival a entrar por las bandas y colgar centros fáciles de despejar. Hasta ahí el mérito de los del 'Cholo', pero un equipo que ha demostrado su velocidad de pase y precisión en días complicados se quedó a años luz de su mejor versión.
Los de Martino fueron un muñeco en manos de los colchoneros y sólo la falta de fortuna y los postes impidieron que el resultado al descanso hubiese sido sonrojante para los catalanes. La salida en tromba de los de Simeone volvió a pillar a los culés y el primer gol, de Koke en el miuto seis, tras un poste de Adrián, fue solo el primer aviso. Después Villa tuvo otros dos postes y todo eso sin descuidar las tareas defensivas, aprovechando las salidas rápidas ante un Barça desaparecido, con apenas dos pinceladas de un Messi ausente que aún así estuvieron cerca de rebajar la euforia local.
Lo mejor para el Barça parecía la llegada del descanso, después de 45 minutos para olvidar, sin dar tres pases seguidos y sufriendo por el coladero defensivo, esperando que la entrega local bajase algún punto de intensidad. La esperanza culé pasaba por la aparición de Iniesta, quien cumplía 500 partidos con su equipo, y un Messi que parecía destinado a alargar su gafe en este serial contra el Atleti. Salvo un espejismo en los primeros minutos, donde Neymar y Xavi tuvieron el gol en la misma embarullada jugada, el guión no cambió en exceso. El Atleti pasó por encima del Barça.
Los minutos pasaban y los de Martino no enontraban el camino, tampoco con la entrada de Alexis ni Pedro. Neymar volvió a ser el que más cerca estuvo, pero lo realmente cercano era la sentencia local. En las contras, los de Simeone perdonaron. La euforia del Calderón explotaba poco a poco. El Atleti daba el salto de conquistador de Europa League a aspirante a la 'Champions'. Merecidamente, los del 'Cholo' frenaron a un Barça que tendrá que pensar ahora en la final de Copa dentro de ua semana y en la apretada Liga.