Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mallorca se va de vacaciones saliendo del descenso

Betis - MallorcaEFE

El Mallorca dio la sorpresa y ganó por la mínima al Betis (1-2) en el Benito Villamarín en el primer partido del sábado de la decimoséptima jornada de la Liga BBVA, tras el cual el conjunto de Joaquín Caparrós despide el año fuera de los puestos de descenso y vuelve a ganar un partido tres meses después.

El conjunto sevillano dejará el 2012 siendo uno de los equipos revelación de la temporada, pero con la nostalgia de quedarse cerca de los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. Por otro lado, el Mallorca sale reforzado después de haber roto una racha de 12 jornadas seguidas sin ganar.
La primera parte fue muy igualada, aunque el equipo bético se adelantó a los cinco minutos, tras una falta sacada por Beñat desde la banda izquierda que se paseó por el área, sin que nadie llegara a tocar el balón, y fue directamente al fondo de las mallas.
Aunque estuvo más cerca el segundo del Betis, el Mallorca reaccionó y en el minuto 30, Víctor Casadesús, hacía el empate tras un gran cabezazo ante el que Adrián no pudo hacer nada. Los sevillanos la tuvieron antes de irse al descanso, pero Nunes despejó en la línea tras un remate de Rubén Castro.
La segunda mitad empezó con polémica. El colegiado Undiano Mallenco pitó un penalti inexistente indicado por el linier, ya que, aunque era falta, se produjo fuera del área. Javi Márquez lo transformó por el centro de la portería, engañando al arquero andaluz, que te tiraba a la izquierda. De esta manera, los de Caparrós daban la vuelta al encuentro para poder llevarse tres puntos muy importantes.
Los de Pepe Mel lo intentaron hasta el final pero los mallorquines se encerraron atrás, gracias a una defensa muy seria, y sólo tiraron a puerta dos veces en todo el partido. El Betis cierra así el año con un mal sabor de boca en casa, ya que ha sumado cinco derrotas en nueve partidos.