Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cronología de altibajos de la enfermedad de Tito Vilanova

Era el segundo entrenador en la sombra hasta que en la Supercopa, en agosto, el dedo de Mou le llevó a la primera plana. Muy a su pesar, Tito Vilanova se hizo mundialmente conocido. Una anécdota que quedó en nada tras conocerse la peor noticia y la que le llevó de nuevo a portada: Tito tenía cáncer.

Dos semanas después de la intervención retoma los entrenamientos y vuelve al banquillo. Son tiempos felices. Recuperación y titularidad como entrenador tras la marcha de Pep Guardiola. Todo parece ir bien hasta que empieza de nuevo esta cronología de idas y venidas con la enfermedad.

El 19 de diciembre en la comida de Navidad, prácticamente un año después de su primera operación, otra vez la peor noticia golpeaba al conjunto culé y al mundo del fútbol: Tito, anunciaba el Barça, recaía.

Tras ello fue operado de urgencia, y aunque le dan el alta el 22 de diciembre, el 21 de enero viaja a Nueva York para someterse de nuevo a otro tratamiento. Son dos meses los que pasa allí peleando contra la enfermedad, pero regresó justo a tiempo de ver al Barça proclamarse campeón de liga.

La buena noticia era que en la última semana se le veía aún más luchador, en los entrenamientos y en la sala de prensa, donde no se cortó a la hora de poner en solfa a su amigo Pep Guardiola y era noticia por ello.

La mala es que mañana su dimisión y los motivos que la han ocasionado volverán a ser portada...