Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi encarrila el partido

Pero el descanso no sentó bien a los locales. El Barça salió con la consigna de presionar y buscar el gol, aunque ni Tito soñaba con obtener resultados tan pronto. En una gran salida del balón de los visitantes, el balón cayó a Messi, y este inició y culminó el segundo de la noche. El argentino abrió a Pedro, el tinerfeño alargó para Montoya y el canterano encontró a Messi en el centro del área, esperando para firmar su duodécimo gol en Liga (0-2).

El Rayo no tuvo tiempo de intimidar de nuevo al Barcelona y los culés encarrilaban ya el partido. Los de Paco Jémez reaccionaron al gol y rozaron el empate a renglón seguido con ocasiones de Javi Fuego, de disparo lejano que repelió Valdés, y de Delibasic, de cabeza en el córner posterior. Sin embargo los locales no pudieron meterse en el partido.