Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barcelona y el Sevilla acceden sin problemas a octavos de final

El delantero del FC Barcelona David Villa (d) celebra uno de sus goles ante el AlavésEFE

El FC Barcelona se ha impuesto (3-1) al Alavés en el duelo de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, con lo que se medirá en octavos al Córdoba, mientras que el Sevilla pasó por encima del Espanyol (0-3) para plantarse también en la siguiente ronda.

Con un once lleno de canteranos y con la presencia de Thiago, recuperado totalmente de su larga lesión, como falso '9', el Barcelona de Tito saltó al campo con la intención de hacer brillar una vez más el fútbol de casa. Sin embargo, el Alavés fue sin miedo desde el primer minuto, con ganas de disfrutar y buscar la sorpresa.
De hecho los primeros minutos fueron de dominio visitante y, después de una primera llegada que pudo terminar en penalti por manos de Song, llegó el tanto visitante de Viguera. La campanada saltaba en el Camp Nou y el Alavés se ponía por delante (0-1). Con el gol en contra, el Barça dio un paso hacia delante para sacudirse la efectiva presión de los vascos.
Así, los de Tito se reorganizaron mejor sobre el campo y en una de las primeras combinaciones en la frontal del área rival llegó el empate. Adriano marcó para el Barcelona después de tirar la pared en la frontal con Thiago (1-1). Tras el gol del brasileño, el Barça dedicó los últimos minutos de la primera mitad a controlar el balón, pases y más pases que sin embargo no encontraban huecos en la bien formada defensa visitante.
El Alavés plantaba cara y seguía haciéndolo tras el descanso. Los vitorianos querían la pelota pero los catalanes no estaban dispuestos a regalarla. De hecho, los acercamientos culés comenzaron a ser más frecuentes que en la primera mitad, en especial con un Villa entonado y hambriento de gol. El propio 'Guaje' fue el encargado de encarrilar el partido. Primero, de falta directa en el minuto 55 y, tres minutos después, culminando un pase de la muerte de Tello (3-1).
Con la remontada y la eliminatoria en el bolsillo, el Barcelona gozó de más ocasiones. Villa buscó sin éxito su triplete y Deulofeu, la estrella del filial culé, entró en el partido también con ganas de ver la portería rival. Además, Planas hizo su debut oficial con el primer equipo.
Otra noche para olvidar el Cornellá - El Prat
Mientras, Cornellà-El Prat volvió a vivir una noche para olvidar. Aún sin el nuevo entrenador en el banquillo, Javier Aguirre, el Espanyol, que salió con ganas y presionando al rival, pronto se vio sin apenas opciones. El Sevilla controló bien la salida agresiva de su rival y, sin ninguna prisa, trató de anestesiar el partido.
Con el 3-1 favorable del Pizjuán, los de Míchel se mostraron muy tranquilos, incluso cuando el conjunto blanquiazul dominaba el esférico. Perotti tuvo la primera clara del partido pasados los veinte minutos y, a renglón seguido, el argentino puso el 0-1 de penalti. La pena máxima supuso además la expulsión de Javi López.
La moral y el fútbol del Espanyol no estaban para tales empresas, con lo que, pese a los intentos de llegar a la portería sevillista, los andaluces se defendían bien ante la relativa exigencia local. Por si fuera poco, justo antes del descanso Rakitic ponía el 0-2 a pase de Navas. Los de Aguirre, dirigidos por Raúl Longhi, se iban al vestuario con la eliminatoria inaccesible (5 goles de diferencia).
Tras el descanso, la salida en tromba del Sevilla se tradujo en gol de Babá a los pocos minutos de la reanudación. La poca emoción del partido terminó de evaporarse junto a las esperanzas del Espanyol. El rival sevillista en octavos de final saldrá del duelo de este jueves entre Mallorca y Deportivo.