Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barcelona se llevó un palo pese a tenerlo todo a su favor

El Barcelona perdió pero lo tenía todo de cara: el calor del público, dos lesiones en el rival y un gol que les puso por delante. Sin embargo, los culés no supieron aprovechar estos factores y ni siquiera protestaron por el gol anulado.  Los jugadores deambulaban por el cesped sin sentido ni ideas; incluso Messi ya no era lo que fue y acabó con la paciencia de la grada, que le dedicó pitos.