Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi y Villa minimizan la tensión del Rayo

Barça - Rayocuatro.com

El FC Barcelona venció al Rayo Vallecano (3-1) este domingo en el Camp Nou en el encuentro correspondiente a la vigésimo octava jornada de la Liga BBVA, con Leo Messi como protagonista por su doblete y tras marcar por decimoctava jornada consecutiva, manteniendo así los 13 puntos de ventaja sobre el Real Madrid y cerrando una semana perfecta tras la clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones después de remontar la eliminatoria ante el Milan.

El conjunto blaugrana, que sumó su vigésimo cuarta victoria de la temporada en el campeonato, logró el segundo triunfo consecutivo en el torneo doméstico. Por su parte, el equipo madrileño puso fin a una racha de dos partidos seguidos sin perder, ante Deportivo y Espanyol, y desaprovechó la oportunidad de acercarse a los puestos europeos tras las derrotas del Málaga y del Betis.
Comenzó el encuentro con la posesión en manos del Barcelona y el Rayo ejerciendo una presión asfixiante para evitar la salida cómoda de balón del rival. Nada timoratos, los de Paco Jémez iban de cara y no renunciaban al ataque y mantenían el orden en defensa. Sin embargo, fue en los pies de Messi donde estuvo la primera ocasión clara de gol de los locales cuando estrelló un lanzamiento de falta en el larguero.
Con la lesión de Adriano, Dani Alves tuvo que salir al terreno de juego tras comenzar el encuentro en el banquillo. Mientras, el Barcelona iba anestesiando de forma progresiva el ímpetu inicial de un Rayo que daba la prioridad a la contra mientras iba perdiendo fluidez en la circulación del esférico. Fue justo un chispazo capitaneado por Messi el que sirvió en bandeja el primer gol de la noche a David Villa tras una ejecución de '9' y una conexión letal.
Tras el gol, el partido se transformó en un duelo eléctrico y de ida y vuelta. Los visitantes habían espabilado y los locales seguían a lo suyo con un estilo de juego memorizado al dedillo. A pesar de ello, los visitantes ponían oficio a la hora de crear ocasiones pero los catalanes cerraban espacios en defensa y neutralizaban cualquier intento de los madrileños.
A falta de seis minutos para el descanso, Messi marcó el segundo (2-0) tras un pase milimetrado de Iniesta a Villa y una asistencia precisa del asturiano. Era su gol número 40 en Liga. Con ese nuevo zarpazo blaugrana, los de Paco Jémez recibían un duro castigo tras haberse repuesto del primer golpe. Con el descanso, quedaba algo claro. El Barcelona había ido de menos a más y el Rayo había pagado muy caro su valiente planteamiento.
MESSI FIRMA EL DOBLETE Y SU TANTO 41 EN LIGA
Tras el parón, los locales no dieron respiro y nada más comenzar el segundo acto Dani Alves avisó con un trallazo que se topó con el poste. A pesar del arrojo culé, el Rayo no daba su brazo a torcer y buscaba el gol para recortar distancias. Pero de nuevo, cuando el conjunto madrileño estaba volcado sobre la meta de Pinto, apareció la sociedad Villa-Messi para que el argentino firmara el 'doblete' y el tanto 88 del Barcelona en la competición.
Sólo faltaba Alexis por unirse a la fiesta en un Camp Nou que desbordaba felicidad y entusiasmo. El chileno, participativo y peleón, andaba negado de cara a puerta. En el 68, entraba Raúl Tamudo en el terreno de juego y dos minutos más tarde el enemigo público del barcelonismo, por su pasado en el Espanyol, anotaba el primero para el Rayo tras una asistencia de Piti (3-1).
Con el gol, el optimismo de los visitantes había resucitado y no arrojaban la toalla a falta de poco más de cuarto de hora para el final. Mientras, los locales empezaban a lucirse y cada vez que llegaban ponían en peligro la portería defendida por Adrián. A falta de cinco minutos para el 90, Isaac debutaba en Primera con el Rayo con tan sólo 17 años.
Con el 3-1 en bandeja, el encuentro llegaba a su fin tras una noche de goles y donde el conjunto visitante luchó hasta el final pero se topó con un Barcelona que continúa sin perder en su estadio.