Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça empata ante el Lechia Gdansk (2-2) en el debut de Neymar

El Barça empata ante el Lechia Gdansk (2-2) en el debut de NeymarReuters

El FC Barcelona empató ante el Lechia Gdansk (2-2) en el tercer amistoso de pretemporada, celebrado en Polonia, que destacó por el debut de Neymar con la camiseta blaugrana en apenas un cuarto de hora en el que no coincidió con Leo Messi, autor del segundo tanto culé.

Los focos apuntaron al 'crack' brasileño, que pudo disfrutar de sus primeros minutos como jugador del Barça en un amistoso descafeinado, sin oficio ni beneficio. No compartió cancha con Messi, pero dejó algunos destellos que marcarán su camino en el fútbol europeo.
Su primer gesto evidenció que los caramelos se han convertido en patadas y, en los 13 minutos que estuvo sobre el verde, recibió cuatro faltas. En la última, el '11' del Barcelona levantó los brazos en señal de protesta. Se notaba, a la legua, que el flamante fichaje barcelonista era el elegido, el que no podía tocar la pelota.
Hasta el debut de Neymar, el Barcelona apostó por la misma fórmula que ante el Bayern de Múnich y el Valerenga noruego, donde Roura y Rubí, que dirigieron su último partido, dieron el relevo al once inicial por los jugadores del filial. El 'Tata' Martino prefirió quedarse en la Ciudad Condal preparando el comienzo de curso.
El Lechia se inició mejor, sobre todo, acentuando los problemas defensivos del Barça, su talón de Aquiles. Prueba de ello fue el gol de Bieniuk, que marcó gracias a un testarazo tremendo. La respuesta no se hizo esperar y diez minutos después llegó el tanto de la igualada, obra de Sergi Roberto tras una excelente asistencia de Montoya. Por un momento parecían Alves y Cesc, en una de sus habituales jugadas de llegada en segunda línea.
Así se alcanzó el descanso, pero pronto volvieron a rugir los locales, aupados por su público. Un zurdazo violento de Grzelczak pilló descolocado a Oier, sustituto de Pinto en el descanso, y volvió a poner cuesta arriba el partido para un Barça que seguía de pruebas, muy lejos de cualquier imagen que pueda dibujarse en la imaginación del aficionado para esta campaña.
Hasta que cogió el balón su dueño, el argentino Leo Messi, que aprovechó a las mil maravillas un pase del chileno Alexis, de los mejores este martes. El de Rosario picó por encima y apagó a los polacos, únicamente reactivados con el estreno de Neymar, la gran noticia, la nueva estrella del Barça que ya viste de corto.