Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Barça se daja dos puntos en Anoeta

La Real Sociedad le da la vuelta a un partido que perdía por 0-2 en el minuto 10.

Segundo partido del Barça en liga y primera decepción. A los 10 minutos de partido los azulgrana, que salían sin Messi, Villa ni Iniesta, ya ganaban por dos goles a cero. Los de Pep pasaron por encima de la Real Sociedad en la primera parte como si de un amistoso se tratase. Pero todo se trunco a partir de la lesión de Alexis.
En dos minutos el partido parecía sentenciado para el FC Barcelona. En el minuto 9 Xavi hace el primero tras una buena jugada iniciada por Cesc y que termina con el pase de la muerte de Alexis Sánchez. Poco después en el 11, Cesc ponía el 0-2 en el marcador después de un gran pase de Xavi a Pedro. El remate del canario lo repele Bravo y el rechace no lo desaprovecha Cesc.
La primera parte fue un monólogo del Barça, el conjunto azulgrana dominaba y controla la posesión del balón. Lo peor para los de Pep llegó a la media hora de partido cuando Alexis Sánchez tuvo que abandonar el terreno de juego. El Chileno forzó para ganarle la pelota a Estrada y se produjo un pequeño desgarro muscular. Villa sustituyó al ‘9’.
En la segunda parte todo cambió. El Barça empezó a perder balones en el centro del campo y la Real disfrutó de buenas ocasiones. Tanto que, al igual que el Barça, en 2 minutos le dio la vuelta al marcador. Primero Agirretxe marcaba de cabeza a pase de Xabi Prieto y en el 60 Griezmann ponía las tablas en el marcador.
Guardiola no se lo pensó mucho e hizo el primer cambio. Entró Messi por Thiago para intentar ganar el partido. Pero el dominio del Barça no era el de la primera parte y las ocasiones se sucedían para uno y otro equipo. Al final 2-2, sorpresa en Anoeta que se reafirma como campo maldito para el Barça ya que el año pasado fue en el único campo donde perdieron los azulgrana.