Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finalizado el partido, nadie se quería ir del Vicente Calderón

Cuando Howard Webb decretó el finald el encuentro el estadio Vicente Calderón estalló de júbilo. Ningún aficionado quiso abandonar el feudo rojiblanco. Los futbolistas tuvieron que volver a salir para ser ovacionados por los seguidores rojiblancos.