Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susaeta oxigena al Athletic y a Bielsa

Susaeta oxigena al Athletic y a BielsaEfe

El Athletic Club ha vencido a Osasuna (0-1) este sábado en el Reyno de Navarra, en la vigésimo sexta jornada de la Liga BBVA, gracias a un solitario tanto de Markel Susaeta que permite respirar al conjunto vasco tras cuatro jornadas sin conocer la victoria.

Con la soga al cuello, los de Marcelo Bielsa sumaron una victoria balsámica que les permite recuperar la confianza tras un empate y tres derrotas y así huir de los puestos de descenso. Por su parte, los navarros ven cortada su racha de cuatro encuentros sin perder y vuelven a coquetear con los puestos bajos de la tabla.
El partido comenzó con Osasuna llevando la iniciativa ante un Athletic necesitado de puntos y agazapado atrás. Muestra de ese arrojo inicial, a los cuatro minutos Kike Sola tuvo el primer gol en sus botas pero Gorka Iraizoz estuvo acertado para desviar el disparo a córner.
Los locales eran todo ímpetu y los vascos no encontraban el modo de hacer cosquillas a los de José Luis Mendilibar. Sin frescura, al Athletic le costaba pasar de medio campo gracias a un presión asfixiante del rival. Era a balón parado cuando más sufría el conjunto de Marcelo Bielsa.
Superado el cuarto de hora de juego, los visitantes habían despertado y parecían más entonados. Aun así, Aduriz deambulaba en solitario en ataque. Los navarros seguían teniendo más criterio a la hora de tratar el balón y cada llegada era sinónimo de peligro. Iraizoz era el mejor de los bilbaínos y eso no significaba nada bueno para los de Bielsa.
Al Athletic le costaba leer el partido, pero Osasuna también había perdido presencia en el área contraria. Con Ander Herrera desaparecido, faltaba equilibrio y lucidez en el conjunto vasco. En treinta y tres minutos, los visitantes sólo habían inquietado a Andrés Fernández con un remate de cabeza de Aduriz.
Antes de llegar al descanso, el guión del partido estaba marcado por el descontrol. Ni uno ni otro estaban atinados y las ocasiones empezaban a escasear.
UN GOL DE SUSAETA SORPRENDIÓ AL OSASUNA.
Tras el parón, el encuentro recuperó la chispa. Como en la primera mitad, Osasuna había salido con más ritmo y con más predisposición. Eso le servía al equipo navarro para poner cerco a la meta de Iraizoz con mucha asiduidad. Mientras, el Atletic andaba espeso y no encontraba el modo de elaborar jugadas de ataque.
Sin embargo, un chispazo de Ibai Gómez en forma de centro y una extraordinaria volea de Susaeta sirvió a los de Bielsa para abrir el marcador en el sesenta y tres de juego. El gol llegaba de sopetón, indicio de que poco habían hecho los visitantes hasta el momento.
Lejos de venirse abajo, los locales apretaron el acelerador. Querían el empate, pero ahora con más espacios el Athletic se sentía más cómodo en el terreno de juego. A falta de diez minutos para el final, los locales no cesaban en el empeño de firmar las tablas y los vascos sufrían para mantener la portería a cero.
Los bilbaínos ya no atacaban y su principal tarea era defender. Con el reloj en contra, los pamplonicas vivían en el área rival. Los últimos minutos fueron un goteo continuo de ocasiones a favor de Osasuna, pero entre la defensa del Athletic y la falta de acierto local los de Mendilibar se quedaron sin el empate.