Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Touré consigue que el juez admita que no bebió intencionadamente y pagará la multa

tourécuatro.com

El centrocampista del Manchester City, Yaya Touré, dio positivo en una prueba de alcoholemia al superar la tasa permitida. Tras una retirada del carnet, el futbolista declaró que acata la sentencia "aunque no estaba consumiendo alcohol deliberadamente"  ya que no lo consume por cuestiones religiosas. 

Touré fue detenido en Londres el 28 de noviembre y recibió una suspensión de 18 meses y una multa de 54.000 libras (64.625 euros) a manos del Tribunal de Magistrados de Barkingside el lunes.
El futbolista de 33 años declaró este martes en su página web personal que no había bebido alcohol intencionadamente, pero no arrojó ninguna luz sobre cómo dio una lectura ilegal.
"Siempre he rechazado el alcohol y cualquiera que me conozca o siga el fútbol me habrá visto rechazar el champán en las celebraciones por la designación de 'Jugador del Partido' debido a mi compromiso con mi religión", manifestó Touré, señalando que decidió no desafiar al cargo porque estaba por encima del límite permitido.
"Sin embargo, fue importante para mí que le dijera a la Corte que no había consumido intencionadamente alcohol. El juez en sus comentarios de sentencia aceptó que yo no había estado bebiendo intencionadamente", confesó el africano.
No obstante, Yaya Touré reconoció que "beber y conducir es un delito grave". "Aunque no estaba consumiendo alcohol deliberadamente, acepto la prohibición y la multa y me gustaría pedir disculpas por esta situación", añadió.
El mediocentro ha tenido un año de problemas en la ciudad después de tener un enfrentamiento con el entrenador el conjunto 'citizens', Pep Guardiola, que le dejó en el banquillo durante tres meses. El futbolista africano regresó al primer equipo el pasado 19 de noviembre, marcando ambos goles en la victoria por 1-2 contra el Crystal Palace y también disputó el partido contra el Burnley dos días antes de su detención.