Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los clubes de la Superliga China se muestran dispares ante las restricciones impuestas por la CFA

Los clubes de la Superliga China han reaccionado dispares respecto a las restricciones que impuso este lunes la Asociación China de Fútbol (CFA), por las que tendrán que reducir de cinco a tres los jugadores extranjeros por partido, además de incluir dos jugadores locales nacidos en 1994 o después en cada jornada, y uno de los cuales tendrá que ser titular.
La medida no ha tardado mucho en suscitar contrariadas. Por su parte, el entrenador del Shanghai SIPG, el portugués Andre Villas-Boas, no ve bien que la medida se haya anunciado al poco tiempo de que de comienzo la Superliga China -7 de marzo-. "Esta decisión debería haberse tomado después de la temporada, o con un período intermedio. Un cambio tan grande no debería ser anunciado un mes antes de la nueva temporada", apuntó.
En la misma línea, el presidente del Tianjin Quanjian, Su Yuhui, afirmó que esto repercutirá negativamente en la competición y que "desorganizará muchos de los acuerdos" que se hayan dado durante la pretemporada. "Generará pérdidas económicas", indicó a la cadena de televisión Tianjin Sports TV.
Por el contrario, para el entrenador del Shandong Luneg, Felix Magath, las "nuevas políticas ofrecerán más oportunidades para los talentos chinos y reducirán la dependencia de los clubes respecto de las estrellas extranjeras". "Quizás los efectos no se vean a corto plazo, pero seguro que serán beneficiosos para la selección china", declaró a la agencia de noticias Xinhua.
Jugadores como Carlos Tévez (84 millones de euros/Shanghai Shenhua), Óscar dos Santos (61/Shangai SIPG), Hulk (55/Shangai SIPG), Álex Teixeira (50/Jiangsu Suning) o Jackson Martínez (42/Guangzhou Evergrande), son algunos de los fichajes más caros que han recalado en el fútbol asiático.