Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Schubert: "No nos lo tomamos a la ligera"

El entrenador del Borussia Mönchengladbach, André Schubert, ha asegurado este lunes que no se van a tomar "a la ligera" el partido de este martes contra el FC Barcelona en el Camp Nou, correspondiente a la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, pese a que no haya nada en juego en ningún bando, pues ha señalado la ilusión y excepcionalidad que tiene para él y su equipo este partido.
"Hay muchas cosas deportivas, es una competición, no nos lo tomamos a la ligera. Sufrimos mucho el año pasado para jugar la 'Champions' y es algo extraordinario. Para mí es el primer partido oficial con el Borussia en el Camp Nou, estar aquí es fantástico y nos medimos a uno de los mejores equipos del mundo", manifestó en rueda de prensa.
De ahí que, pese a que hará alguna rotación, piense en intentar ganar. "Ahora toca pensar en qué soluciones tenemos para aguantar el poderío ofensivo del Barça y otra solución para molestar al contrario. En casa lo hicimos bien, aquí es diferente. Es un partido importante, nos tenemos que adaptar al contrario pero evitar lesiones, todo tiene que ver", avisó.
"No pierdo el miedo al Barça porque tampoco se la teníamos. No tiene que ver con el miedo, tiene que ver con que son un equipo muy bueno e intentaremos jugar con coraje. La posesión suele ser para el Barça, esto es así, y debemos saber que jugando aquí tienes que defender mucho y muy bien u que no tienes tantas ocasiones arriba, hay que aprovecharlas. Como en la ida", apuntó.
Y es que el Barça, que lleva tres empates consecutivos y ya es primero de grupo y no se juega nada, no deja de provocar respeto en el técnico alemán. Schubert negó tener miedo antes de saber que este partido sería intrascendente para el Barça o antes de saber que el equipo blaugrana sería más débil de lo esperado en casa, pero sí está encantado de jugar el partido pese a todo.
"Me encanta poder jugar este partido, es excepcional. No tengo ningún problema con que haya turbulencias en el equipo, si no ganas tanto y las expectativas son altas y más con el rendimiento que hemos dado, es así. Pero no tiene nada que ver con este partido, que es una alegría inmensa jugarlo", reconoció.
Unas turbulencias que proceden de ser decimoterceros en la Bundesliga, con un rendimiento muy por debajo de lo esperado. De ahí que admita que alguna rotación hará para llegar más frescos, y sin lesiones, a la próxima jornada de Liga. "Depende, se trata de adaptarnos al rival con la situación actual y con la carga actual de los jugadores", apuntó ambiguo.
"Es muy difícil de valorar quién jugará. No podemos evaluarlo pero la forma de jugar del Barça no cambiará. Jugará fuerte, con buen juego posicional, alta presión, calidad increíble... No importa qué jugadores estén en el terreno de juego", apuntó sobre el Barça, que está en una situación parecida en cuanto a las rotaciones.
"Es un partido extraordinario, el primero oficial del Borussia en el Camp Nou y estoy orgulloso de representar a Mönchengladbach aquí. Para cualquiera de mis jugadores será excepcional. Todavía no he pensado en caso de que ganemos si celebraremos alguna cosa. Cuando llegue el momento", concluyó.
Por su parte, el jugador Oscar Wendt pidió a sus compañeros jugar intensos como en la ida, pese a la derrota (1-2), y como si hubiera algo en juego. "Tenemos que atacar como lo hicimos en casa, fue un partido muy bueno aunque el resultado no fuera tan bueno como habíamos esperado o queríamos. Pero el rendimiento fue muy bueno y espero que también podamos tenerlo mañana", manifestó.