Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Real Madrid, Barça y Juventus lucharán contra la discriminación con la campaña 'Sin respeto, no hay juego'

Real Madrid, FC Barcelona y Juventus se han unido en la campaña impulsada por la Cadena SER y PRISA Radio 'Sin respeto, no hay juego', con la que se pretende trasladar a la opinión pública la necesidad de luchar contra la discriminación y el racismo en el fútbol, anunciaron sus presidentes en la presentación oficial.
Al acto, celebrado en el Museo del Traje de Madrid, acudieron el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete, y los presidentes del Real Madrid, Florentino Pérez, FC Barcelona, Josep María Bartomeu, y de la Juventus, Andrea Agnelli, el presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián, y la subdirectora general de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO, Nada Al-Nashif.
Florentino Pérez, en una iniciativa que pretende dar continuidad al espíritu recogido en el informe '¿Color? ¿Qué Color?' elaborado y presentado por la UNESCO en 2015, destacó que esta lucha es una "causa fundamental" en la que llevan mucho tiempo trabajando en el Real Madrid.
"Debemos trasladar a la opinión pública una lucha sin descanso contra la intolerancia y el racismo en el fútbol. Esta alianza es necesaria e imprescindible. Debemos tener tolerancia cero ante los violentos porque el fútbol es de todos, no tiene fronteras, no entiende de culturas, religiones o colores de piel", apuntó.
De este modo, expresó que el fútbol "debe ser integración" y que son los representantes de los clubes los que tienen que seguir trabajando para instalar la "concordia" entre sus aficionados. "Debemos impulsar el respeto y ser implacables contra la intolerancia y para ello es imprescindible que el fútbol esté unido ante la xenofobia, violencia...", indicó.
"No hay espacio para los intransigentes. Todos los que formamos parte de este deporte tenemos la misma respuesta: rechazo absoluto contras los que insultan. En nuestro club no hay lugar para los violentos. Es una labor compleja, que requiere de estudio, planificación y acción, y hay que hacerla con valentía y sin ambigüedades", añadió.
Por otro lado, destacó que deben ser críticos con la lentitud con la que algunas veces se aplican las leyes y que "la educación debe ser la estrategia para ganar la batalla al racismo y a la intolerancia". "Aún queda mucho por hacer. La sociedad también nos ayuda a tomar conciencia de la verdadera dimensión del problema", indicó.
"Una base del Real Madrid es el principio de solidaridad como ideología de futuro y para construir una sociedad más justa. Estamos en un momento crucial del fútbol, en el que nunca fue tan poderoso para expulsar a los intolerantes. Debemos estar todos unidos, se lo debemos a los aficionados y al propio fútbol", sentenció.
"TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE AYUDAR"
Por su parte, el presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, explicó que todo lo citado por el presidente del conjunto blanco es un "trabajo, un reto", ante el que deben "reflexionar y actuar". "El informe de la UNESCO es la imagen de hacia adónde queremos ir. El racismo y la discriminación no es un hecho aislado del fútbol, pero si sucede aquí es que algo está pasando en la sociedad", recalcó.
"Estas actitudes son una construcción mental, cultural y política, por eso equipos como el Real Madrid, Juventus o Barcelona, y tantos otros, estamos muy preocupados. Cada vez tenemos más jugadores de distintas procedencias y al igual que nosotros aceptamos la globalización, debemos aceptarla la sociedad", argumentó.
En este sentido, manifestó que tienen la "obligación de intentar ayudar, trabajar, colaborar" y de esforzarse para que "el color de la piel no importe", pero que los clubes "no" deben entrar en debates políticos. "Debemos transmitir muchos valores a los más jóvenes. Desde el Barça vivimos esta responsabilidad con mucha pasión, tanta como los partidos", remarcó.
"Deberíamos todos reconocer que tenemos un problema. La lucha contra el racismo tiene una primera parte, que es la toma de conciencia. La segunda sería utilizar el fútbol para promover los valores y la tercera sería saber lo qué ocurre y ser absolutamente determinantes con esta lacra. En los campos está nuestro foco de acción más importante. Tenemos que parar esta agresión moral y pública. Sin respeto no hay futuro", abundó.
"TENEMOS QUE SER LOS PRIMEROS EN DAR EJEMPLO"
Por otro lado, el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, destacó la importancia de que grandes clubes como Real Madrid y Barcelona, a los cuales "no es tan obvio ver juntos", se involucren a favor de la integración porque este proyecto "necesita ayuda de todos". "Tenemos que ser los primeros en dar ejemplo positivo. Educar a la afición no es fácil, pero se puede hacer", resaltó.
"El verdadero reto es educar a los niños para que su forma de acercarse al fútbol sea positiva y respetuosa hacia los demás. Nuestro objetivo es inculcar estos valores a los niños, ya sean futbolistas o no en el futuro. Los clubes 'tops' europeos tienen que promover la integración", concluyó.
El presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, puso de manifiesto que quieren a través de sus medios "agita la opinión y conciencia pública" para educar, sobre todo, a los más jóvenes, destacando que esto también se debe hacer entre los clubes de barrios y escuelas deportivas.
Finalmente, la subdirectora general de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO, Nada Al-Nashif, señaló que "la lucha contra la discriminación en el deporte no debe ser opcional" y que es un "honor" que esta iniciativa cuente con el apoyo de tres de los clubes más importantes del mundo.