Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prohíben una pancarta en el Sevilla-Madrid y los Biris dejan de animar de forma indefinida

Biriscuatro.com

El Sevilla no contará con el apoyo de su fondo a partir de ahora. Los Biris, la grada de animación del equipo andaluz, ha hecho un comunicado en el que afirma que deja de animar al conjunto de Sampaoli por la prohibición de mostrar una pancarta durante el partido de Copa entre el Sevilla y el Real Madrid.

Cuando todo iba a velocidad de crucero en el Sevilla, con el equipo segundo en Liga, clasificado para los octavos de final de la Champions y aún vivos en la Copa del Rey, ha aparecido una grieta entre el fondo del Pizjuán y el club. Los Biris Norte han anunciado en un comunicado que no animaran de manera indefinida por la prohibición de exhibir una pancarta durante el encuentro de Copa del Rey.
El grupo de animación del Sevilla le ha pedido explicaciones al club, y le han informado que la decisión es de la policía y no suya, por lo que no pueden hacer nada. Aún así, los Biris se niegan a seguir animando y verán los encuentros a partir de ahora como el resto del estadio, sentados y sin animar.
El comunicado dice así:
"Ante la negativa de la directiva en no dejar entrar nuestra pancarta con el único argumento de decir que es orden de la Policía, hemos tomado la decisión de cesar la animación de forma indefinida y ver el fútbol sentados como cualquier otro aficionado más del estadio.
No es decisión fácil como todos sabemos pero no estamos dispuestos a que se nos prohíba nuestra pancarta, con lo cual nuestro nombre del que todos debemos estar orgullosos y no dejar que nos quiten nuestra identidad".
Ahora que parecía que todo iba bien en el Sevilla, el equipo de Sampaoli puede notar mucho quedarse sin animación en los partidos de casa. El club hispalense tenían un fortín en el Pizjuán y puede ser una grieta en una temporada que hasta ahora iba perfecta.