Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Poyet: "Esto acaba de empezar y no nos podemos relajar"

El técnico del Real Betis Balompié, Gustavo Poyet, reconoció este jueves que la temporada "acaba de empezar" y que no se pueden "relajar" de cara al encuentro que disputarán contra la Real Sociedad este viernes en Anoeta, perteneciente a la séptima jornada de LaLiga Santander.
"Somos conscientes de que solo fue un partido -victoria ante el Málaga (1-0)- y esto acaba de empezar. No nos podemos relajar. Toda la semana hemos hablado de no aflojar nada y seguir mejorando. Tras los cinco o seis primeros partidos empiezan los pequeños problemitas, los dolores y oportunidades. Eso hace que se cree competición", subrayó Poyet en la rueda de prensa previa al choque de este viernes.
Para el partido ante los donostiarras, Poyet tendrá las bajas del central Riza Durmisi y el delantero Tony Sanabria, por lo que para "tratará de mantener una base". "No quiero perder el espíritu trabajador y de pelea del equipo, así como empezar a buscar las soluciones para que el equipo juegue un poquito más", confesó.
Sobre el conjunto guipuzcoano, afirmó que espera "un rival que vendrá a atacar por el entrenador que tiene". "Tienen un sistema muy definido. Preveo un partido bastante igualado. Hemos analizado muchísimo al rival. Tenemos que hacer primero lo nuestro y que ellos tengan problemas por cómo estamos nosotros", confesó.
"Espero un equipo que nos llegue, que va mucho por fuera, con jugadores desequilibrantes y que llevan un tiempo jugando de la misma manera. Es un partido parejo que dependerá de quién tenga el carácter de dominar más el juego y aprovechar más las ocasiones", manifestó el uruguayo.
Por otra parte, reconoció que "le falta mucho" a la plantilla bética. "El equilibrio sería la perfección: luchar lo suficiente y tener más la pelota, controlar más los partidos, no terminar sufriendo, crear ocasiones y marcar, lo que buscamos todos los entrenadores", confesó.
Además, el exjugador reconoció que le "gusta tener a 25 jugadores en la plantilla". "Lo que hace que queden muchos fuera cuando todos están bien y que tenga que tomar decisiones complicadas, pero es la parte que más me gusta del fútbol. Y el que rinda se lo gana", añadió.