Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Perfil) El Nápoles, un bloque competitivo liderado por Hamsík y Sarri

El Real Madrid ha quedado emparejado este lunes en el sorteo de los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Nápoles italiano, en una eliminatoria en la que los Maurizio Sarri se encomendarán al ambiente de San Paolo y al poder de su bloque ofensivo, liderado por el eslovaco Marek Hamsík, para cobrar lejanas cuentas pendientes con el conjunto blanco.
Hace casi 30 años, el equipo italiano y el madridista se vieron las caras en la primera ronda de la antigua Copa de Europa. Entonces, la figura de Diego Armando Maradona no le bastó al conjunto napolitano para dejar fuera a la 'Quinta del 'Buitre' que ganó, a puerta cerrada, la ida en el Bernabéu (2-0) y aguantó en San Paolo (1-1).
El Nápoles fue cayendo en decadencia e incluso descendió de categoría antes de volver a la élite de la Serie A donde en los últimos años ha intentado revivir la gloria que le dio el 'Pelusa' con equipos donde siempre han destacado sus jugadores ofensivos.
Así, perdió a Edinson Cavani y Ezequiel Lavezzi y tampoco pudo retener a Gonzalo Higuaín, pero eso no le ha impedido estar en los puestos altos ligueros, gracias en buena medida a contar con un buen bloque, con peligro en la parte ofensiva.
Ahora, su líder es Marek Hamsík. Después de diez años vistiendo la camiseta 'azzurra', el eslovaco se ha proclamado la piedra angular del equipo y uno de los hombres más importante en ataque, pese a ser centrocampista, debido a su potente disparo.
A su lado, un exmadridista como José Callejón, de nuevo rindiendo a buen nivel, lo que le ha permitido ser llamado por Julen Lopetegui, u otros dos futbolistas con buena llegada y talento como el belga Dries Mertens o el italiano Lorenzo Insigne.
Todos ellos han tenido que compensar la baja del sustituto del 'Pipita', Arkadiusz Milik. El polaco, lesionado de gravedad en la rodilla en octubre, parece que estará de vuelta para esta eliminatoria y reforzar el ataque napolitano.
Menos calidad existe en el centro del campo, aparte de la potencia de Hamsík, mientras que en defensa, están los sobrios Raúl Albiol, otro ex que volverá al Bernabéu, y Koulibaly, además de un buen lateral como el albanés Hysaj. Tras ellos, la veteranía que da otro español como el portero Pepe Reina, siempre fiable.
En el banquillo está la figura del carismático Maurizio Sarri, napolitano de nacimiento e hincha del club que fue elegido relevo de Rafa Benítez cuando este se marchó al Real Madrid. El técnico, un estudioso del juego, hizo subcampeón al equipo en su primer año y ahora ha sido capaz de clasificarle para los octavos de final después de cinco años.
Sin embargo, tanto en la 'Champions' como en la Serie A ha dejado algunas dudas. En la fase de grupos del torneo continental, donde estaba con Benfica, Besiktas y Dinamo Kiev, pasó de casi conseguir el billete en la tercera jornada, a jugárselo en la última y en un escenario complicado como Da Luz, mientras que en su liga marcha cuarto, a ocho puntos de la Juventus. Es en San Paolo donde Sarri ha dotado de mayor fortaleza a los suyos, lo que obligará al Real Madrid a intentar sentenciar en el primer capítulo en el Santiago Bernabéu.