Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Perfil) El Leicester City, la impredecible sorpresa del fútbol europeo

El Leicester City, rival del Sevilla en octavos de final de la Liga de Campeones, protagonizó el pasado curso la mayor sorpresa del fútbol europeo al proclamarse campeón de la Premier League y, aunque esta temporada no ha alcanzado aquel excelente nivel, sigue contando con sus mayores estrellas y ha sorprendido con su rendimiento en la fase de grupos.
El bombo fue teóricamente benévolo con el Sevilla, teniendo en cuenta que partía desde el segundo, pero este mismo fin de semana ha comprobado que el Leicester es mucho más peligroso que lo que indica su decimocuarta posición en la Premier, apenas cuatro puntos por encima del descenso.
Los 'Zorros' vienen de humillar al City de Guardiola, que llegó a ir perdiendo por 4-0 antes de maquillar el marcador final con dos goles. El ariete Jamie Vardy, autor de un 'hat trick' ante los 'citizens', y el mediapunta argelino Riyad Mahrez, nombrado mejor jugador de la última Premier, volvieron a demostrar su calidad, esa que asombró a Inglaterra la anterior temporada.
Al mando de Claudio Ranieri, buen conocedor del fútbol español tras su paso por Valencia y Atlético de Madrid, el Leicester fue sorprendiendo semana a semana y acabó ganando la Premier a lo grande con diez puntos de diferencia sobre el Arsenal, segundo clasificado. Hasta Gary Lineker tuvo que cumplir su promesa de salir en calzoncillos en televisión, muestra de que nadie se tomó en serio al campeón hasta que fue demasiado tarde.
Se barruntaba éxodo de sus estrellas el pasado verano, pero tan solo perdió al centrocampista N'Golo Kanté, fichado por el Chelsea. El tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, propietario del club, redobló su apuesta e invirtió casi 60 millones para fichar a dos delanteros como Islam Slimani (Sporting Lisboa) y Ahmed Musa (CSKA Moscú).
Además de Vardy y Mahrez, el resto de puntales del equipo son el portero Kasper Schmeichel, hijo del mítico exportero del Manchester United, el defensa Wes Morgan o el centrocampista Andy King. En la plantilla también figuran el español Luis Hernández, llegado este verano procedente del Sporting de Gijón, o Leonardo Ulloa, delantero argentino que jugó en Castellón y Almería.
Con estos mimbres, el Leicester finalizó primero en uno de los grupos más 'flojos' de esta Champions por delante de Oporto, Copenhague y Brujas, cosechando cuatro victorias, un empate y una derrota. Ahora, el equipo inglés está decidido a reescribir su modesta historia y, consciente de que está descartado para revalidar su corona en la Premier, podrá centrar todos sus esfuerzos en lograrlo.