Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pellegrino: "Sabemos que imposibles no hay ninguno"

El entrenador del Deportivo Alavés, Mauricio Pellegrino, ha señalado este viernes que la dificultad de sacar algo positivo de su visita al FC Barcelona en el Camp Nou, en la tercera jornada de LaLiga Santander, es "grande" aunque ha dejado claro que "imposibles no hay ninguno" y que intentarán dar la campanada para mantenerse invictos.
"Sabemos que tenemos unas fortalezas que tenemos que tratar de pulir al máximo en este partido. Sabemos que la dificultad es grande, es un rival de una jerarquía que no voy a ponerme ahora a contar cuál es, pero sabemos que imposibles no hay ninguno", aseguró en rueda de prensa.
En su regreso a la máxima categoría, lograron empatar en el Calderón ante el Atlético de Madrid (1-1) y sumar otro punto ante el Sporting de Gijón (0-0). "En el fútbol, en el sentido de equipo, lo bonito que tiene es que te permite soñar que podemos lograr hacer algo importante, es uno de nuestros deseos para este partido", manifestó.
"Me importa que salga lo que trabajamos en la semana, que podamos seguir creciendo. Al final lo de Messi es algo que no podemos controlar, es más para ellos que para nosotros. La dificultad va a ser la misma, me importa la fuerza con la que podamos controlar esas sensaciones", comentó sobre lo que persigue de sus jugadores.
Reconoció que la falta de inexperiencia en el Camp Nou puede pasarles factura. "Para muchos va a ser uno de sus primeros partidos en ese campo. "Vamos con una ilusión impresionante por afrontar este partido y por competir, con mucha humildad y sabiendo a lo que nos vamos a afrontar pero ilusión no va a faltar. Vamos a entregar todo", recalcó.
Por otro lado celebró regresar a Barcelona, donde vivió su primera gran oportunidad en Europa como jugador. "El Barcelona me abrió las puertas de la liga española y me permitió jugar después en el Valencia y en el Deportivo Alavés. Gané una liga allí, hice amigos y estoy agradecido al tiempo que pasé allí", se sinceró.