Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La violencia en el césped, ¿'cosas del fútbol' o alimento de la agresividad en la grada?

violenciacuatro.com

Insultos, gritos, amenazas e incluso lanzamiento de objetos son una realidad del fútbol que sacude a prácticamente todos los estadios de nuestro país cada fin de semana. Un ambiente de violencia que hace de las gradas lugares que a menudo poco tienen que ver con el espíritu deportivo.

Para cualquiera que suela ir al fútbol, es sabido que las gradas de los estadios son con frecuencia un crisol de manifestaciones violentas. Es cierto que lo normal es que esas manifestaciones no pasen de los gritos y los insultos. Pero también es cierto que a menudo muchas de esas reacciones de la grada vienen provocadas por acciones que se producen en el terreno de juego.
En lo que va de año, desde el Mundial hasta la Liga, hemos visto todo tipo de agresiones y actitudes violentas protagonizadas por los que deberían ser el primer ejemplo de deportividad. El mordisco de Luis Suárez, la pelea de Diego Costa con Fazio, el pisotón de Alexis a Mandzukic o incluso la trifulca entre Wenger y Mourinho, dos entrenadores, en la banda de un partido de la Premier.
Un caso especialmente bochornoso, por tratarse de un partido amistoso y porque ni siquiera había empezado el encuentro, fue el protagonizado por Pepe y Keita en la International Champions Cup. El africano negó el saludo al defensa del Madrid que unos segundos después se acercó a él para escupirle. Keita terminó lanzándole una botella a su rival ante el asombro de todo el mundo. Recordamos, ni siquiera había empezado el partido.
Por supuesto que esos jugadores, cuyas actitudes violentas se producen en el fragor del partido, no son, en ningún caso, los primeros responsables del ambiente agresivo que a menudo reina en los estadios. Pero, ¿en qué medida contribuyen a encender el ánimo de las gradas esos gestos o agresiones entre profesionales?

Repasamos en vídeo imágenes de algunas de las agresiones más destacadas en lo que va de temporada. Nombres como Diego Costa, Sergio Ramos, Mourinho, Mandzukick, Fazio o Cristiano Ronaldo las protagonizan. Nombres que deberían ser ejemplo de deportividad y que en ocasiones lo son de todo lo contrario. El fin de la violencia entre colegas sobre el césped no acabará, seguramente, con la violencia en el fútbol. Pero sería una piedra más de todas las que quedan por poner.