Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Enrique presenció el naufragio de Anoeta cada vez más apagado y pensativo

Luis Enrique vivió en Anoeta una de sus noches más complicadas desde que es entrenador culé. La derrota ante la Real Sociedad y el extraño once titular dispuesto por el preparador asturiano le condenaron a una noche de soledad y ostracismo. Apagado y pensativo, Luis Enrique no encontró la manera de abrir el cerrojo txuri-urdin.