Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Así fue el enfado de Luis Enrique con el linier que no paró de molestarle durante el partido!

Ipurúa es muy pequeño y Luis Enrique lo vivió en sus carnes. Tanto que el linier apenas le dejó visibilidad durante el encuentro y el técnico acabó enfadándose. Mientras tanto Piqué, que vio el partido desde el banquillo, dio las órdenes necesarias como si fuese el segundo entrenador.