Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi saca su lado más solidario y cumple el sueño de Murtaza, el niño refugiado

Messicuatro.com

Murtaza ya es feliz. Y es que este niño, ahora refugiado, se hizo viral al subir una foto con una camiseta hecha de una bolsa de plástico con el dorsal del argentino. Una historia seguida de cerca por Leo Messi que ha acabado con final feliz. El niño por fin ha conocido en persona a su ídolo.

El niño afgano que se hizo viral por subir una foto con una camiseta hecha con una bolsa de plástico azul y blanco con el nombre de Leo Messi, ha cumplido su gran sueño. Con cinco años triunfó en internet y el delantero argentino quiso enviarle una camiseta de la selección argentina y otra del Barça firmadas por él. Murtaza que aseguró sentirse “extremadamente feliz” tuvo que huir junto a su familia a Paquistán tras las continuas amenazas de secuestro que sufría.
El club azulgrana, en cuanto supo de la existencia de este pequeño fan, no dudó en ponerse en contacto con la federación Afgana de Fútbol y allí han ido.
El Barça ha viajado a tierras árabes para enfrentarse en un amistoso al Al Ahli. Desde su aterrizaje y en la recepción, Murtaza vio al argentino y no le soltó la mano. El azulgrana le reconoció al momento y no dudó en cogerle en brazos y en fotografiarse con él.
Además, antes del encuentro, el niño ha acompañado a Messi, posó con la plantilla al completo y realizó junto al resto de jugadores un minuto de silencio. El niño no podía creer que esa gran figura, ese gran jugador que aparece en televisión estuviese a su lado. Murtaza no le dejaba ni a sol ni a sombra. Debía dar comienzo el partido y el niño se abrazaba a las piernas del delantero. Solo el árbitro conseguía separarle de su ídolo. Le cogió en brazos y le llevó hasta el banquillo. Sin duda una historia conmovedora que ha acabado en final feliz.