Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Larrea: "Hay que dejar trabajar a la justicia, se están escribiendo ríos de tinta fuera de lugar"

El nuevo presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Juan Luis Larrea, aseguró que "hay que dejar trabajar a la justicia" tras el encarcelamiento de Ángel María Villar, detenido por corrupción, y que su cargo es "provisional", además de confiar en su "inocencia" tras llevar 28 años en la Federación.
"Lo que hay que hacer es dejar trabajar a la Justicia, se están escribiendo ríos de tinta que se salen de lugar. Vamos a ver lo que sale", afirmó Larrea tras la Asamblea celebrada este miércoles en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, la cual continuará este lunes con el balance económico.
El extesorero, nombrado este martes por la comisión delegada de la RFEF y ratificado este miércoles por la Asamblea como presidente, añadió que son "momentos complicados" y espera que "se solucionen pronto", aunque confía "en su inocencia" en el caso y será "la justicia la que pase por los demás".
"No tengo temor a nada. Por los demás no puedo hablar", aseveró Larrea, de 71 años, que acudirá este jueves a declarar en calidad de testigo con motivo de la investigación en la 'operación Soule'. Larrea ejerció de tesorero de la RFEF desde 1988.
El también presidente de la Federación Guipuzcoana subrayó que ha tenido "una excelente relación" con el hasta ahora presidente y que espera "seguir teniéndola" ya que no le ha "defraudado" y es su "amigo", a pesar de no haberle nombrado en la Asamblea. "Llevo trabajando por el fútbol más de media vida y es lo mejor que sé hacer aquí, allí y en todos los sitios. No voy a decir nunca que no soy amigo de él", comentó sobre su relación con Villar.
"Esto es una provisionalidad, hemos tenido que aplicar el artículo 34.7 de los Estatutos y me ha tocado a mí. No me tiene que asustar nada. Llevo mucho tiempo en el mundo del fútbol, he hecho las cosas lo mejor que he sabido y así pienso seguir haciéndolas con ayuda de toda la junta que ya estaba nombrada y de los presidentes territoriales. Vamos para adelante", declaró Larrea tras la Asamblea.
Para el dirigente vasco, lo más importante ahora es "aprobar el tema de las cuentas en la próxima Asamblea" -lunes 31 de julio-, para así coger "unos días de vacaciones". "Queremos reunirnos nuevamente en septiembre y tomar decisiones con cautela", añadió Larrea, que confía en que las cosas se hayan "apaciguado" y sabrán mejor "qué hacer".
"NO SON CUENTAS SOSPECHOSAS"
"Pretendemos que se aprueben unas cuentas que son inmaculadas. Lo que queremos es quitar todas las salvedades que podía tener que no hay ningún problema. Lo que hemos hecho han sido unas correcciones por cambios de criterios contables. Las explicaremos debidamente", avanzó.
"Presentamos unas cuentas precipitadamente, por eso nos ha parecido oportuno darnos dos o tres días más para trabajar con los auditores para presentar unas cuentas que no tengan ninguna mancha y que se aprueben debidamente todas", prosiguió el ex tesorero de la RFEF.
Además, Larrea reiteró que "no son cuentas sospechosas", ya que lo único que han pretendido es "que se completen mejor" o tratar "las salvedades" que tienen para "intentar corregirlas todas". "Son tres correcciones en las que nosotros tenemos un criterio de aplicación y que en el buen sentido contable deberíamos de aplicar de otra manera, pero no tienen que ver con las de 2015. Hay un tema de aplicación de LaLiga, hay un contrato de Adidas, hay otras cosas que no tienen ningún contenido profundo, pero pretendemos hacerlo bien", garantizó.
En este sentido, el nuevo mandatario sostuvo que lo que han hecho para cuadrar las cuentas es "pretender seguir las instrucciones de los auditores de los dos últimos ejercicios para intentar corregir todas las instrucciones" que estos les hacían, "que no eran malas" y que solo eran "unos criterios contables" que quieren "aplicar".
Insistido por el balance económico, Larrea dijo a los medios que pueden estar "tranquilos". "No hay 18 millones de déficit", contestó a una pregunta en la que dijo "no saber" de dónde sale esa cantidad. "En principio lo que quiero son las reservas oportunas para tratar dentro de dos o tres días", añadió haciendo gala del principio de prudencia contable.
"Por eso hemos decidido presentarlas el lunes después de dos o tres días", insistió Larrea tras la Asamblea que contó con la presencia de 93 asambleístas. "No estoy preocupado por nada", sentenció Larrea.