Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lamentable agresión a un árbitro argentino al no pitar un penalti en el Torneo Federal B

agresióncuatro.com

Un árbitro es agredido en el fútbol Argentino, al no pitar un penalti y continuar una jugada que acaba en gol. Tras esta acción los jugadores le recriminan a Elichiri la jugada y se lanzan a por él. Acto seguido, numerosos hinchas del equipo local saltan al campo y agreden cruelmente al árbitro. La falta de efectivos policiales hacen que los propios jugadores le protejan. Elichiri sufrió varios puntos en el pómulo y golpes en el cuerpo. Ahora la policía revisa los videos para condenar a los agresores.

En un partido entre el Sarmiento y el Sansinena en el Torneo Federal B argentino, un árbitro no señaló penalti cuando uno de los jugadores del equipo local caía en el corazón del área. Claudo Elichiri dejó continuar la jugada que terminó en gol, algo que supuso la clasificación del Sansinena a la final con oportunidades de pasar al Torneo Federal A.
Lo que vino después fue lamentable. Los jugadores locales le increparon al árbitro su mala actuación. Muchos de ellos enloquecieron y la situación se convirtió en insostenible. Comenzaron los insultos y alguna agresión física, pero cuando Elichiri decidió expulsar a varios futbolistas y suspendió el partido, los hinchas saltaron al campo para agredir al árbitro.
A falta de policías, los propios jugadores intentaron proteger al árbitro, pero les fue imposible. El Presidente de la Liga del Sur aseguró que fue una agresión brutal y está vivo de “milagro”. Además recalca que fue el propio presidente del Sarmiento, el que incitó a sus aficionados a tal bestial agresión.
Ahora la policía se ha puesto manos a la obra, revisando uno a uno los vídeos de los altercados, para poder deliberar y condenar estos brutales actos.