Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Juntas de Vizcaya rechazan promover que San Mamés sea sede de la final de la Copa en 2017

El pleno de las Juntas Generales de Vizcaya ha rechazado instar a la Diputación vizcaína a que solicite ante la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que el estadio de San Mamés sea la sede de la final de la Copa del Rey de 2017.
La iniciativa ha sido presentada por el PP como moción consecuencia de una interpelación al respecto sustanciada en el anterior pleno y en la que la Diputación, según ha recordado este grupo, respondió que era necesario "un posicionamiento de las Juntas" previo.
Por ello, en su iniciativa, proponía instar a la Diputación a que, "como socia e integrante del Consejo de Administración de San Mamés Barria, propietaria del estadio, plantee y promueva la solicitud ante la Federación Española de Fútbol" para que San Mamés sea sede de la próxima final de la Copa.
Finalmente, la propuesta ha sido rechazada al contar únicamente con los apoyos del PP, el PSE-EE y el Grupo Mixto. EH Bildu y Podemos Bizkaia han votado en contra y el PNV se ha abstenido.
El portavoz del PP, Javier Ruiz, ha defendido que la final de la Copa tiene "repercusión mediática nacional e internacional" y supone "una avalancha de personas" para el territorio que lo acoge y, por tanto, "una oportunidad" de carácter económico, sobre todo para hostelería y comercio. Por ello, ha lamentado las "décadas de vetos políticos" para que no se celebre la final de la Copa porque "tiene un apellido monárquico".
El juntero del PSE Ignacio Jerónimo ha criticado que el debate que suscita este tema es de "política rancia y huele a pasado", y ha destacado que un evento de estas características puede dejar un retorno económico "del entorno de los 10 millones o más, dependiendo de los contendientes" que disputen la final.
Por su parte, el juntero del Grupo Mixto Arturo Aldecoa ha cuestionado cómo se puede "decir que no o abstenerse" ante lo que considera "un negocio redondo". En este sentido, ha indicado que es "responsabilidad" de los junteros "impulsar aquello que es bueno para Bizkaia y que crea riqueza".
Por el contrario, el apoderado de EH Bildu Endika Montes ha asegurado que hay "mucha gente que no quiere" la final de la Copa por "la presencia del Rey y la simbología de unos signos". Además, ha emplazado a quienes hablan de "cifras estupendas" de beneficios a hacer "esfuerzos para que Bilbao no sea solo una ciudad de sitios de turismo y le demos más prioridad en otro tipo de cosas" que "empleos precarios de 14 horas en dos días".
El apoderado de Podemos Mikel Isasi ha señalado que el debate sobre esta cuestión está "politizado" porque "se llama Copa del Rey y hay un himno".
El representante del PNV Jon Andoni Atutxa ha explicado que su formación mantiene su postura de anteriores debates sobre esta cuestión, en la que debe tenerse en cuenta "todos los aspectos" como las ventajas y desventajas que supondría para la ciudad y sus habitantes o sus efectos económicos.