Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iraizoz, emocionado en su despedida del Athletic: "Es mi familia"

El portero del Athletic, Gorka Iraizoz, se ha mostrado este jueves emocionado en su rueda de prensa de despedida del conjunto rojiblanco, al que calificó como su "familia" y que la ha transmitido "unos valores" que ha calado hondo.
"El Athletic es mi familia, nunca me voy a arrepentir de estar en este club", ha señalado Iraizoz en rueda de prensa en las instalaciones de Lezama (Bizkaia), a la que le ha acompañado el resto de la plantilla, y el presidente del club, Josu Urrutia, reconociendo que el día es "difícil", aunque también "feliz".
Tras una década defendiendo los colores rojiblancos, Iraizoz ha dicho ser un "afortunado" por haber jugado todos estos años, y ha expresado su satisfacción por tener "el cariño" de sus compañeros. No obstante, ha asegurado que "hablar hoy es complicado", refiriéndose a su estado emocional. "El Athletic me ha transmitido unos valores que irán dentro de mi familia generaciones", ha admitido.
No obstante, ha subrayado, pese a su edad (36 años), sentirse "con fuerzas" para seguir jugando. "Tengo ganas e ilusión, pero no es una decisión que tenga tomada, ni por tomar ahora", ha advertido.
El navarro ha asegurado que ha sido un "privilegio" tener minutos con los tres entrenadores que ha tenido como jugador rojiblanco, Joaquín Caparrós, que le dio la oportunidad de jugar; Marcelo Bielsa, "con quien me reinventé para salir adelante", y Ernesto Valverde, a quien ha calificado de "especial", con el que ha coincidido en dos etapas distintas "y ha sabido controlar el potro que llevo dentro".
Sobre sus actuales compañeros, ha dicho emocionado que los va a echar "muchisímo de menos". "Es muy difícil explicar lo que sientes cuando estás con ellos, desde que entras por esa puerta cada uno te brinda una parte de él. Uno de hace una broma, otro te coge la mano, otro una mirada cómplice. Incluso cuando nos enfadamos todo tiene un sentido. Y lógicamente los voy a echar muchísimo de menos, no tengo ninguna duda. Han estado a mi lado creciendo deportivamente, familiarmente y eso no tiene precio", ha concluido.