Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristiano Ronaldo establece su peor comienzo de año desde que llegó al Madrid

cristianocuatro.com

No está siendo un 2015 fácil para Cristiano Ronaldo. Pese a comenzar el año ganando el Balón de Oro, el portugués está lejos de su mejor versión sobre el campo. Los números hablan por sí solos: el de 2015 es su peor arranque de año desde que es jugador madridista, y en el club merengue lo están notando.

Cuando Cristiano Ronaldo recogió su tercer Balón de Oro en Zürich el 12 de enero, no nos hubiese creído si le hubiéramos hablado de su situación el día de hoy. 2015 prometía ser un año histórico, pero el luso está viviendo un arranque de año complicado. Anotó tres goles fundamentales para salvar de la quema al Madrid en la eliminatoria ante el Schalke, pero las cifras no mienten: su rendimiento en estos tres primeros meses de año se ha visto claramente mermado con respecto a otros cursos.
Si nos ceñimos a los números, el comienzo de año de Cristiano Ronaldo (desde el 1 de enero hasta el 14 de marzo) ha sido el peor desde que es futbolista del Real Madrid. Ocho goles en trece partidos para una media de 0'61 tantos por partido, y cuatro asistencias. Todos sus promedios desde la temporada 09/10 (cuando se viste de blanco) rondan los 0'8 tantos por partido, con un pico en el curso 11/12, cuando se destapó con 17 goles en 16 encuentros (1'06). El mal momento del luso se plasma en el campo, donde se le ve más desesperado y arisco que nunca.
Los números revelan la tendencia descendente en el rendimiento de Cristiano en los primeros meses del año. Marcó un promedio de 0'81 en su primer año, lo mantuvo en el segundo (0'8), lo destrozó en el tercero (el ya mencionado 1'06) y a partir de ahí, hacia abajo: 0'81 en la 12/13 y 0'78 en la 13/14. Su arranque este curso marca un nuevo mínimo desde que defendiende el escudo merengue, eso teniendo en cuenta los dos goles ante el Schalke. Sin ellos, el promedio se iría a 0'46, la segunda peor marca de su carrera.
Tenemos que remontarnos a la última campaña de Cristiano en las filas del Manchester United para encontrar unos números similares. En la temporada 08/09 convirtió 8 goles en 17 partidos y repartió 3 asistencias. Cerró aquel año perdiendo la final de la Champions contra el Barça, viendo como Messi le sucedía como Balón de Oro en la siguiente edición... y fichando por el Real Madrid. Pese a todo, Cristiano se mantiene líder en la lucha por el pichichi y está entre los máximos goleadores de esta edición de la Copa de Europa.
Y como todo mal propio parece peor si el eterno rival está de dulce, los buenos números de Leo Messi en el comienzo de año no le hacen un favor. El astro argentino ha marcado 15 goles en 16 partidos para una media magnífica de 0'93, además de dar 8 asistencias. Sus estados de forma repercuten en el estado anímico de sus clubes: Los culés, eufóricos; los merengues, llenos de dudas. Pese a todo, Cristiano tendrá muy claro que lo importante no es cómo se empieza, sino cómo se acaba.