Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia y Portugal deberán pelear por su billete directo a Rusia 2018

A falta de cuatro partidos para que termine la fase de clasificación de las selecciones europeas para el Mundial de Rusia 2018, equipos teóricamente favoritos como Francia, Portugal u Holanda están con problemas para coger un billete directo que tienen bien encarrilado otras como Alemania y Polonia, y que España se jugará con Italia el próximo 2 de septiembre en el Santiago Bernabéu.
El formato de la competición indica que solo los primeros clasificados de cada grupo acceden directamente al torneo, mientras que los ocho mejores segundos clasificados (de los nueve grupos que hay) deberán jugar una repesca. De ella saldrán las otras cuatro selecciones del Viejo Continente que viajarán a Rusia el verano que viene.
El fallo del meta francés, Hugo Lloris, en el descuento de su último encuentro frente a Suecia, desembocó en un gol de los nórdicos que relegó a Francia al segundo puesto del grupo A y devolvió opciones a Holanda.
Los de Deschamps están ahora empatados a 13 puntos con Suecia, y tras ellos está la 'oranje', que sigue corriendo el riesgo de quedarse fuera de una Copa del Mundo de la que ha sido protagonista en 2010 y 2014 con su subcampeonato y tercer puesto, respectivamente.
Además, el próximo rival de los holandeses será una Francia que no quiere dejar escapar el primer puesto y que no podrá fallar en este encuentro, que se jugará a finales de agosto y que será determinante para definir las posibilidades de ambos combinados de acceder al Mundial.
Por su parte, los suecos, la gran sorpresa del grupo tras su triunfo ante los de Didier Deschamps, tendrán como gran desventaja que de los cuatro partidos que le restan son tres a domicilio, el último en suelo holandés.
En el grupo B, la actual campeona de Europa, la Portugal de Cristiano Ronaldo, marcha segunda por detrás de Suiza. El país alpino suma 18 puntos, tres más que los lusos, y ambos caminan prácticamente solos en la pelea por la clasificación directa. Precisamente serán estas dos selecciones las se enfrentarán en el último partido de la fase de clasificación en octubre, en un mano a mano que se antoja de 'vida o muerte'.
Por otro lado, Alemania es la líder indiscutible del grupo C. Sus cinco puntos de ventaja sobre su principal perseguidor, Irlanda del Norte, son un colchón de tranquilidad para los tetracampeones del mundo. Sus próximas citas, entre las cuales está una República Checa que tiene muy difícil acceder a las repescas, no deberían suponer un problema para los de Joachim Löw.
El gran damnificado del grupo D, donde hay tres selecciones invictas, es Gales. La selección del madridista Gareth Bale, que logró alcanzar unas históricas semifinales en la Eurocopa de Francia 2016, está con cuatro puntos menos que Serbia e Irlanda, primera y segunda respectivamente, y empatadas a 12 unidades. Los dos partidos clave que restan en este grupo son el Irlanda-Serbia de septiembre y el Gales-Irlanda de octubre, ultima baza de los galeses para reivindicarse y pelear al menos por la repesca.
Polonia, primera en el grupo E, tiene en su poder la mayor diferencia sobre el segundo clasificado de todos los grupos que conforman la fase europea de clasificación al Mundial. Seis puntos son las que les separan de Montenegro y Dinamarca, que probablemente sean los que se disputen la plaza de repesca en suelo montenegrino.
Inglaterra, que ha tenido unas actuaciones muy discretas en las dos últimas citas mundialistas, ocupa la cabeza del grupo F con 14 puntos, pero no se puede despistar porque sólo tiene dos puntos más que Eslovaquia y tres más que Eslovenia, aunque ambas deben visitar a los de Gareth Southgate.
ESPAÑA E ITALIA SE MEDIRÁN EN EL BERNABÉU EN SEPTIEMBRE
El duelo que mantienen España e Italia por liderar el grupo G es uno de los más disputados de esta fase de clasificación. Los dos equipos están invictos y jugarán un partido crucial el día 2 de septiembre en el Estadio Santiago Bernabéu.
Tras el encuentro, ambas selecciones tendrán tres partidos a priori más sencillos y en el caso de empate en la capital española, serán la diferencia de goles la que pueda decantar la balanza, actualmente con cuatro de ventaja para los de Julen Lopetegui. La 'Roja' se medirá a Liechtenstein, Albania e Israel, y la 'Azzurra' a israelíes, Macedonia y albaneses.
En el grupo H, Bélgica está cumpliendo de momento con su cartel de favorito y aventaja en cuatro puntos a Grecia, que tiene 12 unidades. Los belgas están invictos y se jugarán no tener sustos en sus visitas a El Pireo y Bosnia.
La fase de clasificación europea se cierra con el grupo I, un grupo muy abierto donde cualquiera de las cuatro primeras selecciones podría conseguir la clasificación directa. Tanto Croacia como Islandia tienen 13 puntos tras la derrota croata en Reykjavik y les siguen Turquía y Ucrania, con 11 cada una. Modric y compañía tienen un calendario algo más complicado con visitas a turcos y ucranianos.