Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía Anticorrupción puede pedir un mínimo de nueve años de prisión para Villar

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, podría enfrentarse a una pena de nueve años de cárcel si se prueban los hechos investigados en la 'operación Soulé', según explicó este jueves el colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).
"Tras la petición de ingreso en prisión provisional por la Fiscalía Anticorrupción, el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, podría enfrentarse a una petición de pena de prisión de un mínimo de nueve años si se prueban los hechos investigados en la Operación Soulé", indica Gestha a través de un comunicado.
Villar es investigado por delitos de corrupción entre particulares, que conlleva penas de cárcel de entre seis meses y cuatro años, y la falsedad documental, que tiene penas de entre seis meses y dos años. Si bien, los delitos "más graves" son los de "administración desleal", que superan los 250.000. Esta cantidad le hace enfrentarse a una pena entre cuatro y ocho años de cárcel.
De igual forma los delitos de apropiación indebida, recuerda Gestha. De esta manera, Villar podría acabar con una petición de cárcel que rozaría la década de años y que, además, le "inhabilitaría para ejercer cualquier cargo público un máximo de hasta seis años, con una multa a sus espaldas que podría ascender del tanto al triple del valor del beneficio ilícitamente obtenido", como indican los Técnicos de Hacienda.
Por otro lado, Gestha también pide a la Fiscalía que investigue si se ha producido "evasión o defraudación de impuestos en el pago y destino de esas presuntas comisiones a las empresas del hijo de Villar, Gorka Villar, así como los aumentos patrimoniales no justificados de las personas investigadas". "De ser así podría haberse cometido también varios delitos fiscales, lo que agravaría la situación del presidente de la RFEF".
UNA "NUEVA MANCHA" EN EL FÚTBOL ESPAÑOL
Para Gestha este caso supone una "nueva mancha" para el mundo del fútbol español. "En los últimos años se ha enfrentado a graves casos de fraude fiscal de algunos de sus jugadores estrella por la evasión de una parte de sus derechos de imagen, así como por los privilegios fiscales de las que se beneficiaron el Barcelona, Real Madrid, Valencia, Athletic Club, Osasuna, Elche y Hércules", explican.
Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, "el mundo del fútbol se está viendo muy salpicado por prácticas que en demasiadas ocasiones son calificadas como ayudas estatales ilegales y, en otros casos, delitos que ensucian la imagen y el sentido de la propia competición".