Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FIFA reconoce que el VAR debe "mejorar" en muchos aspectos

El jefe de arbitraje de la FIFA, el excolegiado Massimo Busacca, ha reconocido que el sistema de asistencia de video para los árbitros (VAR) que está siendo probado en la Copa Confederaciones de Rusia deberá "mejorar".
"En general, tenemos buenos resultados, pero de todas maneras hay que mejorar muchos aspectos", declaró Busacca en rueda de prensa.
El sistema VAR incluye a dos asistentes que siguen el juego a través de pantallas y que pueden llamar la atención del árbitro en caso de que se cometa algún error en las faltas o si hay dudas sobre jugadas puntuales.
La FIFA ha dicho que le gustaría utilizar esta tecnología en el Mundial 2018. Para marzo se espera que la entidad encargada de las reglas del fútbol, IFAB, decida si permite que el sistema se utilice de manera regular en este deporte.
En 12 encuentros de la fase de grupos de la Copa Confederaciones, la revisión a través de videos ayudó a modificar seis "decisiones que cambiaron el partido", dijo Busacca. Los árbitros tomaron decisiones correctas en otros 29 "incidentes mayores" con ayuda de esta tecnología, añadió.
Busacca dijo que si se usa de manera correcta, el sistema podría reducir muchos errores, aunque no eliminarlos completamente. La FIFA está dispuesta a convencer a los miembros de las federaciones para utilizar esta tecnología, añadió.
El sistema VAR anuló por supuesta posición adelantada un gol de Chile que parecía legítimo en su victoria 2-0 ante Camerún el 18 de junio y fue utilizado otra vez hacia el final del partido para validar un gol de la 'Roja' que había sido invalidado por posición adelantada. También fue utilizado para identificar a tres jugadores involucrados en una pelea en el partido entre México y Nueva Zelanda la semana pasada.