Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FC Barcelona defiende la rigurosidad y honorabilidad del contrato con Qatar

El FC Barcelona ha defendido este miércoles la "rigurosidad y buena gestión" del contrato de patrocinio con Qatar Sports Investment (QSI), vigente entre 2010 y 2016, así como la "honorabilidad" del acuerdo y del club, ante las informaciones aparecidas en algunos medios de comunicación sobre presuntas irregularidades económicas y desvío de fondos.
"El FC Barcelona quiere dejar bien claro que el contrato preveía un ingreso para el club de un total de 171 millones de euros. Obviamente el club tiene los correspondientes justificantes de ingresos, por valor de estos 171 millones de euros. Este contrato no comportó ningún coste en concepto de intermediación", señaló el club en un comunicado.
Además, el Barça adjunta el desglose del cobro por temporadas y recuerda que las cuentas están correctamente auditadas. "Este contrato ha sido debidamente auditado las últimas seis temporadas (como el resto de la gestión de la Entidad) por Deloitte, compañía externa al Club, que ha revisado toda la información sobre la actividad económica de la Entidad y ha comprobado que fuera la imagen fiel de su gestión, sin excepción", ratificó.
"Los informes de auditoría de cada temporada están incluidos en las memorias oficiales de la Entidad, que están a disposición de los socios en la web del club. Y por voluntad expresa de la Junta Directiva, este mediodía el Club ha entregado una copia de este contrato y de los justificantes de ingresos a la Policía Judicial de Barcelona, como muestra de máxima transparencia y colaboración", argumentó el club.
Como colofón, el club quiso hacer un "llamamiento a la responsabilidad" y se reserva su derecho a emprender acciones legales ante "difamaciones o acusaciones falsas sobre la honorabilidad" de la gestión del FC Barcelona.