Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FC Barcelona y Unicef escenifican en la ONU sus diez años de alianza

El FC Barcelona y Unicef han escenificado este miércoles sus diez años de alianza en un acto celebrado en la sede de la ONU bajo el lema 'Para cada niño, el derecho a jugar', que se enmarca dentro de la inauguración de la oficina azulgrana en Nueva York, y que ha contado con la presencia del presidente barcelonista, Josep Maria Bartomeu, el director ejecutivo de la ONG, Anthony Lake, y el exjugador blaugrana Ronaldinho.
"Hoy es un día muy importante para la Fundación y para el Barça, porque para nosotros la sede de las Naciones Unidas es símbolo de paz y armonía. Estamos en Nueva York porque queremos estar cerca de nuestra gente, de nuestros seguidores, y evidentemente de Unicef. Esto nos llevará a trabajar más intensamente en nuestros proyectos", explicó Bartomeu en el 'dinning roon' de la cuarta planta del icónico edificio, en declaraciones recogidas por el club.
El dirigente celebró también la década de colaboración que justamente se inició un 7 de septiembre de 2006. "Hoy hace 10 años de la firma del primer acuerdo con Unicef. Estamos muy orgullosos de lo que hemos hecho y por eso renovamos el acuerdo el pasado febrero con el objetivo de poner el fútbol al servicio de la infancia vulnerable", indicó sobre la nueva vinculación que amplía la aportación del club de 1,5 millones a 2 millones y hasta 2020.
De entre las nuevas iniciativas entre la entidad catalana y el organismo solidario, el evento ha servido para explicar con más detalle el proyecto "Puertas abiertas a la inclusión" llevado a cabo en Brasil con la ayuda también del Instituto Rodrigo Mendes y que busca, a través de dar apoyo a los maestros, la integración de niños discapacitados mediante la práctica del deporte. El proyecto se ha puesto en marcha en 12 ciudades brasileñas ayudando ya a 225.000 niños.
Ronaldinho se identificó con el proyecto en su país natal mostrando su predisposición para colaborar con el club en sus objetivos sociales. "Estoy muy orgulloso de estar aquí. Estoy a vuestra disposición para ayudar en todo lo que necesite la Fundación y Unicef", manifestó.
Por otro lado, Lake, compartió la felicidad de los representante 'culés', mostrando su idilio con la alianza blaugrana que ya ha llegado a "un millón de niños". "No hay mejor ejemplo de alcance mundial como el Barça y estoy muy feliz de celebrar el décimo aniversario y reciente renovación. Estoy muy orgulloso que el logo de Unicef esté en la espalda de la camiseta del Barça porque se ve cuando marcan y así celebró el gol y Unicef", aseguró.
El neoyorquino insistió en sus elogios hacia el club deportivo. "He visto niños recuperándose de cólera con la camiseta del Barça en Siria, es una situación muy delicada. He aprendido que el Barça une. A pesar de que haya discrepancias entre las personas, el deporte, básicamente, une", concluyó.
Durante este periplo, el Barça ha colaborado en Swazilandia, Malawi y Angola para la prevención del VIH/Sida y desde 2011 han centrado sus fuerzas en Sudáfrica, Ghana y Brasil, utilizando el deporte para colaborar en la educación de los más pequeños.