Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España Sub-21 vence a Noruega (2-0) e ilusiona con su juego en Cartagena

La selección española Sub21 no tiene grandes compromisos en el horizonte pero las buenas sensaciones ilusionan para el futuro. El equipo de Celades fue mucho mejor que Noruega y con un juego rápido y de toque bailó a su rival en Cartagena y se llevó el amistoso por 2-0 con goles de Munir y Deulofeu en la primera parte.

La Sub-21 tuvo la baja de Gayá a última hora. El lateral del Valencia, pretendido por muchos grandes, fue sustituido por Duarte en el equipo titular de Celades. Desde el principio del encuentro se pudo ver el ADN de La Roja, el fútbol de toque y control también se ve en los más jóvenes y en Cartagena ofreció su seña de identidad ante Noruega. Con Samu Castillejo, Deulofeu, Oliver Torres, Denis Suárez y Munir, la Selección monopolizó el juego con mucha movilidad arriba.
El equipo de Celades tiene muy buena pinta y pronto se encargaron de plasmarlo en el marcador. La dirección de Oliver Torres, con la magia de Samu Castillejo y Denis Suárez por delante, abre mucho los espacios para la movilidad de Munir y pronto llegó la primera ocasión. Manquillo, con mucho peligro con sus subidas por el lateral, desestabilizó a la defensa noruega y con un disparo desde fuera del área estuvo muy cerca de hacer el primer tanto.
Pero tuvo que ser Munir, en una gran jugada de Deulofeu, el que diera el pistoletazo de salida. El jugador del Sevilla puso un centro que atravesó las nubes antes de llegar al segundo palo, y allí Munir entró con todo para cabecear a la red para poner por delante a los de Celades. Era la primera prueba del peligro que tiene esta selección arriba, no le hace falta avisar demasiado para tomar la delantera.
Y sin que Noruega tuviera tiempo para reaccionar, Deulofeu noqueó por segunda vez a Noruega. Oliver Torres robó un balón en el centro del campo y el extremo cogió el balón en la frontal, que con un autopase se coló en el área y con un disparo seco provocó la estatua del portero con el balón en la red. España dominaba en todos los ámbitos, en el césped y en el marcador y la afición de Cartagena disfrutaba con su juego.
La ventaja pudo aumentar antes del descanso pero Deulofeu, esta vez, no estuvo fino en la definición ante el portero noruego y su disparó lo salvó in extremis con el pie. La selección se fue a los vestuarios con muy buenas sensaciones: control, rapidez en el juego y mucha dinamita arriba. Celades estaba contento pero aún quedaban muchas cosas que probar para seguir con el rodaje del equipo.
No bajó el pistón La Rojita en la segunda parte. Con Oliver Torres como cerebro, la selección seguía engrasada y el nivel continuó siendo muy alto. Samu Castillejo hizo la jugada del partido en la que Trondsen se llevó una merecida tarjeta amarilla. El jugador del Málaga utilizó la ‘ruleta de Zidane’ para salir de una entrada y el noruego no se lo tomó muy bien y le cazó por detrás con una entrada muy fea. Celades no tardó en mover el banquillo y Ceballos e Iñaki Williams salieron por Munir y Samu Castillejo.
Los noruegos se echaron atrás y bajaron los brazos ante la superioridad de España. Los de Celades no se quisieron cebar con goles aunque Deulofeu intentó sumar alguno más hasta que dejó el partido en el minuto 86 por Marco Asensio. Las sensaciones de la Sub-21 no pudieron ser mejores, recuperando la esencia de juego y toque que caracterizó a la mejor España. La Sub-21 apunta maneras con una generación que parece prometer muchas alegrías.