Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los clubes Djoliba y Onze Createurs, descalificados tras la sanción de FIFA a la Federación de Mali

Los clubes de Bamako Djoliba y Onze Createurs se han convertido en las primeras víctimas de la suspensión de la Federación de Mali por parte de la FIFA, al ser descalificados de la segunda competición de clubes de África este sábado.
Ambos clubes tomaron el liderato el pasado fin de semana en sus primeros partidos en casa en la disputa de la segunda fase. Djoliba se impuso 2-0 al equipo egipcio Al Masry, mientras que Onze Createurs obtuvo un triunfo por la mínima sobre Rayon Sports, de Ruanda.
Así, a los dos clubes, que debían disputar los partidos de vuelta en Ismaili y Kigali, se les negó la entrada después de que la FIFA sancionara al país del oeste africano este viernes, tal como confirmó la Confederación del Fútbol Africano (CAF) en una carta a la Federación de Fútbol de Mali.
La sanción viene después de que el ministro de deportes del país africano despidiera al comité ejecutivo de la Federación (FEMAFOOT), desobedeciendo así las reglas FIFA. La decisión significa que Mali, número 61 del ranking mundial de la FIFA, no podrá competir en partidos internacionales, incluidos los de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, hasta que reciba el visto bueno del organismo que rige el fútbol mundial.
"La suspensión será elevada una vez las decisiones ministeriales sean invalidadas y el comité ejecutivo de FEMAFOOT y su presidente, Boubacar Baba Diarra, sean reincorporados", afirma la FIFA. En los países africanos, la relación entre gobierno y federación de fútbol es muy estrecha e influenciada, tanto que a menudo dependen del ministerio de deportes en términos de financiación.
La regla es controvertida al significar que los gobiernos nacionales tienen menor poder para intervenir en la federación de fútbol de su país, incluso cuando sospechan que se han producido casos de mala gestión o corrupción.