Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Di María acepta pagar dos millones y una pena de un año y 4 meses de cárcel por defraudar 1,3 millones

El futbolista Ángel Di María ha aceptado pagar dos millones y una pena de un año y 4 meses de cárcel por defraudar durante la época en la que jugaba con el Real Madrid 1,3 millones de euros a la Hacienda Pública por sus derechos de imagen.
Así lo ha pactado tras alcanzar su defensa un acuerdo de conformidad con el fiscal y la Abogacía del Estado, pacto al que tuvo acceso Europa Press. De este modo, será condenado a la pena de ocho meses de prisión por un delito contra la Hacienda Pública relativo al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de 2012.
Por este delito, se le impondrá una multa de 382.092 euros con responsabilidad personal en caso de un impago de un mes y la pérdida del derecho a obtener incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante un año.
De igual modo, se le penará con otros ocho meses y con una multa de 397.301 euros por un delito contra la Hacienda Pública relativo al Impuesto Sobre la Renta de las Peponas Físicas de 2013.
Tras prestar en marzo declaración, Di María ingresó en la Delegación Especial de Madrid de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria 1.454.582,71 euros en pago de su deuda tributaria.
Según los hechos relatados en el escrito, el futbolista suscribió el 1 de junio de 2010 un contrato por el que simulaba la cesión de sus derechos de imagen a la sociedad Sunpex Corporation INC, con domicilio en Panamá. El acusado era titular al 100% de las participaciones sociales de la misma al haberlas adquirido mediante contrato el 1 de mayo de 2010.
Luego se suscribió contrato de cesión de los derechos de imagen del acusado entre las sociedades Sunpex Corporation y la irlandesa Multisports & Image Management Limited, quien a partir de entonces empezó a explotar los derechos de imagen.
El 23 de junio de 2010, fichó con el Real Madrid, momento en que trasladó su vivienda a Madrid, motivó por el cual en los ejercicios de 2012 y 2013 tenía la condición de residente fiscal en España.
Pese a ello, el acusado mantuvo una estructura societaria anteriormente descrita con el fin de no declarar a la Hacienda Pública los ingresos de sus derechos de imagen obtenidos en 2012 y 2013, ejercicios en los que tampoco presentó la Declaración de bienes en el extranjero.
La sociedad Sunpex Corporation obtuvo unos ingresos de 1.227.014,64 euros en 2012 y de 1.275.855,44 en 2013, que tendrían que haberse integrado en la base Imponible del Impuesto sobre la Renta de las Pesonas Físicas del acusado, ocasionando en Hacienda un perjuicio de 636.820'59 euros en 2012 y de 662.168'97 en 2013.