Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Crónica) El Leganés tira de garra para seguir sumando y el Deportivo supera a Osasuna

El Leganés logró un meritorio empate (1-1) con un jugador menos por la expulsión de su portero Iago Herrerín en la primera parte ante un Eibar que no pudo con la garra de los de Butarque, mientras que el Deportivo de la Coruña ganó con facilidad en Riazor a un romo Osasuna (2-0), en la decimosexta jornada de LaLiga Santander.
El cuadro pepinero demostró mimbres de nuevo para sacar adelante un duelo que se complicó en el minuto 26 con la roja directa al meta cedido por el Athletic Club. Para entonces, los de Asier Garitano ya se habían adelantado gracias al gol de Guerrero, segundo consecutivo tras el que marcó en Las Palmas la pasada jornada.
Los locales supieron sufrir y defendieron bien la meta del canterano Diego Barrios hasta que en el minuto 76 el brasileño Bebé puso las tablas en el marcador con un tiro que entró tras rebotar en Insua. La expulsión de Herrerín en el minuto 26, por arrollar en su salida a Inui, marcó un partido que hasta ese momento dominaba el 'Lega', creando mucho peligro en la banda izquierda mediante el extremo tinerfeño Omar Ramos.
Con un jugador más, el Eibar comenzó a hacerse con el control del balón y a encerrar en su propio campo al conjunto madrileño. El Lega aguantó de pie hasta que Bebé apareció como goleador con la ayuda del defensor pepinero. Los de Garitano suman por tercera jornada consecutiva para mantener distancias con la zona de descenso.
Además, el Deportivo de la Coruña se impuso con claridad ante un Osasuna (2-0) que no creó peligro. El conjunto deportivista dominó el partido de cabo a rabo y se adelantó en el minuto siete con un gol del delantero Florin And one y sentenció antes de acabar la primer parte con un tanto del holandés Ryan Babel.
En la segunda parte el equipo blanquiazul se dedicó a mantener la posesión y asegurar el resultado ante la pasividad de los 'rojillos', sumidos en una crisis que Joaquín Caparrós no parece saber levantar, y que en ningún momento dieron sensación de poder hacer un gol y meter en aprietos a los coruñeses.