Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristiano empieza en el banquillo y Deulofeu completa el tridente del Barça

El Real Madrid saltará al Camp Nou este domingo sin Cristiano Ronaldo, reservado en el banquillo por un Zinedine Zidane que apostó por Isco además de Kovacic para suplir al sancionado Modric, mientras que Ernesto Valverde tira de Gerard Deulofeu para acompañar a Leo Messi y Luis Suárez en el ataque local en la ida de la Supercopa de España (22:00 horas).
A una hora del inicio del partido, ambos equipos confirmaron de manera oficial sus respectivos onces. La mayor incógnita en el cuadro blanco era el posible estreno titular de un Cristiano que se incorporó el pasado cinco de agosto al trabajo de equipo y que sólo había disputado escasos 10 minutos el pasado martes en la Supercopa de Europa ante el Manchester United.
El portugués volverá a empezar desde el banquillo, mientras que Zidane sigue apostando por Isco sin forzar el rodaje del ariete luso. Además, el Madrid saltará con Kovacic en el centro del campo, con la acumulación de tarjetas de Modric desde la Supercopa de 2014 y con Marcelo en su lateral izquierdo, y no un Theo que sonaba con fuerza.
El once de Zidane, que jugará con su tercera equipación color turquesa, es el formado por Keylor Navas, Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo, Kovacic, Casemiro, Kroos, Isco, Bale y Benzema. Por su parte, el once del Barça es Ter Stegen, Aleix Vidal, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta, Messi, Luis Suárez y Deulofeu.
El cuadro culé sale con el once esperado y más rodado en pretemporada. Valverde no experimenta y apuesta por Deulofeu en el primer partido oficial sin el brasileño Neymar, quien ficho la pasada semana por el PSG. Aleix Vidal ocupa el lateral derecho pese a la llegada este verano del portugués Nélson Semedo.